EL APRENDIZAJE AUTOMÁTICO Y EL MERCADO DE LA INTELIGENCIA

EL APRENDIZAJE AUTOMÁTICO Y EL MERCADO DE LA INTELIGENCIA EL APRENDIZAJE AUTOMÁTICO Y EL MERCADO DE LA INTELIGENCIA

A muchas personas no les resulta fácil visualizar la compra y venta de las capacidades cognitivas que tradicionalmente se han atribuido a los humanos (aspectos como el juicio y la toma de decisiones). Sin embargo, gracias a los últimos avances en el aprendizaje automático, tenemos la posibilidad real de estar frente a lo que se conoce como "mercado de la inteligencia". Debido al potencial de este mercado para transformar la economía mundial, todos debemos empezar –ya– a prepararnos para su aparición. En 2014, el renombrado físico Stephen Hawking escribía lo siguiente al reflexionar sobre la importancia de alcanzar la inteligencia artificial (IA): "Los beneficios potenciales son increíbles; cualquier cosa que ofrece nuestra civilización es producto de la inteligencia humana. No podemos predecir lo que seremos capaces de alcanzar cuando esta inteligencia se vea implementada por las herramientas que pueda facilitar la IA, pero la erradicación de las guerras, las enfermedades y la pobreza estaría entre lo más destacado de cualquier lista. Alcanzar el éxito en la creación de IA sería el acontecimiento más importante en la historia de la humanidad".

Algunas de las empresas que no estaban preparadas para la llegada de la última tecnología para transformar nuestra economía (Internet), todavía se están lamentando. Mientras que los resultados fueron menos severos para los países que para los negocios, este impacto tecnológico también afectó a la riqueza relativa de las naciones. Por ejemplo, Estados Unidos fue uno de los principales beneficiarios entre los países más ricos, mientras que la India lo fue entre los más pobres.

Queda claro que la inteligencia artificial todavía está en sus albores, y, aunque algunas de las aplicaciones actuales son extraordinarias, todavía no existe ninguna que sea transformacional a día de hoy. Por ejemplo, los motores de recomendación que usan empresas como Amazon y Netflix, que aprenden nuestras preferencias y recomiendan qué libros deberíamos comprar o qué películas deberíamos ver, son una aplicación habitual del aprendizaje automático. Aunque consigan aumentar la venta de libros y películas (y puedan incluso mejorar el bienestar social, en cierta medida, al aumentar las combinaciones entre consumidores y productos), no representan una transformación de la economía.

De manera similar, en el sector sanitario, las aplicaciones de inteligencia artificial que identifican y clasifican tumo...


expand_less