Gestión de proyectos: desarrollo sostenible de software

El sector opina

Gestión de proyectos: desarrollo sostenible de software Gestión de proyectos: desarrollo sostenible de software

Una aplicación informática, rara vez se concibe y desarrolla de forma precisa y completa desde un inicio para no cambiar nunca más. Al contrario, muchas aplicaciones nacen pequeñas o incompletas y luego no dejan de crecer, incorporando gradualmente nuevas funcionalidades insospechadas originalmente. Si desarrollar buen software es, en general, un proyecto complejo, hacerlo pensando en el –desconocido– largo plazo lo es aún más.

Los buenos equipos de ingeniería desarrollan software conscientes de la importancia de sostenerlo saludablemente en el tiempo. Para ello realizan no una actividad de programación, sino dos. La primera, la obvia, consiste en escribir el código informático que describe lo que la aplicación tiene que hacer. La segunda, más invisible, es la escritura de un código paralelo que sirve para poder verificar en cualquier momento, de forma automática, la corrección del primero. Este segundo esfuerzo (programación de test unitarios, funcionales, de integración, de rendimiento, etc.) puede suponer hasta un 40% del trabajo total.

Por tanto, implica un coste nada despreciable. ¿Vale la pena? Muy probablemente. Si la aplicación debe sobrevivir superando las distintas pruebas que impone el paso del tiempo, como el aumento de la complejidad funcional o la posible rotación de los ingenieros dedicados a ello, tratar de evitar ese coste en el presente puede constituir una especie de suicidio tecnológico de efectos retardados.