Innovar en el modelo industrial

Innovar en el modelo industrial Innovar en el modelo industrial

Las empresas están acostumbradas a producir un producto, venderlo y seguir su proceso de producción. Pero ¿qué sucede cuando los clientes deciden comprar ese mismo tipo de bienes a otras compañías? Podemos mantener nuestro producto en el mercado, pero seguramente nos convendrá seguir alguna de estas estrategias: competir en costes; diversificarnos geográficamente o internacionalizarnos; o diversificar el portafolio de productos, ya sea introduciendo nuevas versiones de nuestros productos (innovación incremental) o invirtiendo en I+D para dejar de vender commodities y ofrecer productos de mayor valor añadido.

UN NUEVO MODELO INDUSTRIAL

Las empresas industriales decidieron, en plena explosión de la reciente crisis económica, actuar y competir en costes atacando la parte más sencilla: la mano de obra. Incluso algunas empresas tecnológicas decidieron que para competir había que externalizar la producción y quedarse con los servicios de mayor valor añadido, como la ingeniería, el diseño o los servicios posventa. Pero ahora, y a nivel macro, algunos gobiernos y economistas dial de bienes, a pesar de que China le haya arrebatado el título de líder en el comercio mundial. Posiblemente, estas propuestas tengan sentido por el interés que despiertan las ventajas que proponen, pero no debe entenderse como una vuelta al modelo productivo anterior, sino a un modelo productivo diferente.

EXISTEN CIERTAS EMPRESAS QUE SE PUEDEN ADAPTAR AL CAMBIO DE MODELO

Los sectores más maduros, bien por el lado de la demanda o por el de la oferta, son los que más pueden sufrir por la competencia en costes. Además, existe una alternativa para las empresas del sector industrial, más allá de volver al modelo productivo tradicional, que, en algunos casos, está dando sus frutos: dejar de vender productos y vender servicios. Requiere pasar de un modelo de transacción (te vendo un producto, me pagas y te olvido) a un modelo de relación (te pregunto cómo te puedo ayudar, te ayudo y te sigo en el proceso). Este modelo no es nuevo para las grandes empresas, que hace ya 20 años empezaron a implementarlo para ofrecer "soluciones" a sus clientes. El interés radica en que ha dejado de ser un modelo exclusivo de las grandes corporaciones, para convertirse en un fenómeno que se está empezando a ver en las pymes. Este nuevo modelo y su transición tienen varias ventajas, tal y como propusieron en 2003 el profesor de Texas A&M University Rogelio...