Movilidad en la empresa. Más que una tecnología

Colaboración

Movilidad en la empresa. Más que una tecnología Movilidad en la empresa. Más que una tecnología

Ser un profesional del siglo XXI significa vivir en el cambio como única constante. El nuevo mantra del management nos habla de "surfear la ola", de "ser flexible" y de "tener capacidad de adaptación en una sociedad cada vez más líquida". Todas estas expresiones coinciden en una forma específica de entender los negocios, las relaciones sociales, la gestión del trabajo, la multiculturalidad y el aprendizaje: la movilidad.

Se estima que el 60% del tiempo de navegación en Internet se hace desde dispositivos móviles, teléfonos o tablets. Según datos de Our Mobile Project, el 80% de los usuarios españoles ha buscado un producto o servicio en el dispositivo en 2013 y el 25% ha utilizado el móvil para realizar una compra directa. Hablamos de una tecnología que, además, potencia las capacidades de networking, ya que el 86% consultaron con frecuencia las redes sociales a través de este medio el año pasado.

En este escenario, parece evidente que el mundo del márketing es el protagonista de los retos que plantea a corto plazo. Sin embargo, el impacto de la movilidad tiene efectos directos en todas las áreas de la empresa. Desde la toma de decisiones a nivel operativo y financiero, hasta la propia gestión de las personas, su desarrollo con metodologías mobile learning y el desarrollo de competencias de trabajo en equipo y en red. Sin duda, esta tecnología de información y comunicación es clave para la gestión empresarial en este mundo hiperconectado, pero no olvidemos que la movilidad es un concepto más amplio que el uso intensivo de smartphones o tablets.

Es sobre todo una actitud, un estado mental y una disposición de apertura ante la vida, tanto en el terreno personal como en el profesional