El mejor consejo que he recibido

El mejor consejo que he recibido El mejor consejo que he recibido

La mayor parte de los consejos llegó por casualidad o en entornos no empresariales, y a menudo se necesitaron décadas de experiencia profesional para asimilarlos. Comentarios espontáneos de personas que probablemente no recordarían haberlos pronunciado han acompañado a algunos directivos a lo largo de sus carreras. Personas a quienes estos individuos apenas conocen o consejos que simplemente oyeron por casualidad han influido en sus acciones durante años.
Autor: Daisy Wademan