El 'renting': aspectos generales y diferencias con el 'leasing'

El 'renting': aspectos generales y diferencias con el 'leasing' El 'renting': aspectos generales y diferencias con el 'leasing'

El renting es un producto mixto de financiación especializada que incorpora un conjunto de servicios que hace que esté más próximo a un servicio que a una financiación. Aunque, como se verá en los siguientes puntos, se está utilizando para distintos productos, como los informáticos, los ofimáticos, etc., ha sido con los automóviles con los que ha alcanzado el grado más alto de aceptación.

DEFINICIÓN

A diferencia de otros productos de financiación especializada, no existe una definición legal del renting; por esta razón, se va a utilizar la siguiente: “El renting se podría definir como un contrato de alquiler de bienes de equipo (mobiliario, automóviles, maquinaria, etc.) a medio y largo plazo por el cual el arrendatario se compromete a pagar una renta fija periódica –normalmente mensual o trimestral– durante el plazo de vigencia del contrato. A cambio de esta renta, recibirá de la compañía de renting los siguientes servicios:

A. Uso del bien objeto de la operación.

B. Mantenimiento del bien.

C. Seguro del bien”.

Una definición similar se presenta en una consulta del ICAC: “Los denominados contratos de renting no están regulados en nuestra normativa, si bien se suelen configurar como contratos de arrendamiento de bienes muebles, por un tiempo y precio cierto, contratando el arrendatario, además del uso del bien, una serie de servicios complementarios (mantenimiento, seguro, sustitución en caso de avería...), y en los que no existe opción de compra, si bien en ocasiones los bienes objetos de estos contratos son adquiridos por el arrendatario la final de los citados contratos por un precio aproximado al valor residual del bien”.

El término renting procede del verbo inglés to rent, que significa “alquilar”. Como ocurre con otros productos, se ha mantenido la denominación inglesa, lo que ha producido cierta confusión con productos que prestan servicios similares y que fonéticamente son parecidos, como es el caso del leasing. Por ello, inevitablemente, al estudiar el renting se debe hacer referencia al leasing y no sólo por el aspecto fonético, sino también porque las prestaciones que realizan ambos productos se pueden confundir. Las diferencias fundamentales entre ellos son las siguientes:

El renting es un producto en el que predomina el componente de servicios sobre otros.

Las operaciones de renting no están tan reguladas como las de ...


Juan Antonio Astorga Sánchez

·

Director de Planificación y Control del Grupo Banco de Europa (La Caixa), profesor de Economía Financiera y Contabilidad de la  Universidad de Barcelona, y miembro del Grupo de Investigación IAFI