Gestionar la innovación en mundos reducidos

Gestionar la innovación en mundos reducidos Gestionar la innovación en mundos reducidos

El científico solitario que realiza descubrimientos innovadores tiene más de mito que de realidad. Thomas Alva Edison, por ejemplo, no inventó la bombilla eléctrica, el fonógrafo y el cine él solo. En realidad, esos productos fueron el resultado de años de esfuerzo de equipos de investigadores. En un momento determinado, los laboratorios de Edison tenían empleados a centenares de personas que trabajaban en una verdadera fábrica de invenciones. De hecho, por lo general la invención es un proyecto de grupo, no una empresa individual. Sin embargo, ¿cómo colaboran exactamente los investigadores entre sí para innovar?

Para responder a esta pregunta, hemos recopilado un conjunto de datos que identifican todas las relaciones de coautoría de los inventores de patentes de Estados Unidos entre 1975 y 1999. Identificamos más de dos millones de inventores individuales únicos y sus coautores de patente durante ese período de tiempo y los datos revelaron tendencias que trascienden el tiempo y los límites geográficos y organizativos. Para investigar esas tendencias, entrevistamos a una muestra representativa de inventores y les pedimos que hablaran sobre sus redes sociales y de colaboración, movimientos profesionales y cambios de puesto de trabajo.

Partiendo de gráficos elaborados con los datos, descubrimos que la red social de innovadores es un mundo reducido, con diversos clusters de personas interconectados por diferentes controladores de acceso, personas que actúan de puente entre un grupo y otro. Los singulares rasgos de este tipo de redes sociales –que se caracterizan por agrupaciones muy cohesionadas conectadas a través de vínculos ocasionales– confieren importantes ventajas al proceso de innovación. La estrecha cohesión de los científicos e ingenieros da lugar a confianza, así como a la fluida puesta en común de información y difusión de ideas, facilitando de este modo la creatividad. No obstante, el inconveniente es que el proceso creativo de un equipo aislado de inventores puede agotarse a medida que los individuos se vuelven vulnerables al pensamiento colectivo, que reduce la probabilidad de que conciban ideas novedosas. Por este motivo, los puentes entre los clusters son esenciales, ya que aportan información nueva que puede reactivar la creatividad de un grupo aislado de inventores.

INVENTORES EN MOVIMIENTO

Históricamente, los ingenieros y científicos solían trabajar dentro de clusters de colaboración que e...