Gestionar la nube humana

Gestionar la nube humana Gestionar la nube humana

Chase Rief dirige una pequeña empresa de medios de comunicación en Newport Beach, California, o más bien desde Newport Beach: la fuerza de trabajo de 14 personas de Rief Media está repartida por todo el mundo. Todos son profesionales independientes que contrató a través de un servicio en línea llamado oDesk. En el otro extremo en cuanto a tamaño, Aegon, el gigante de los seguros, tiene una fuerza de trabajo bajo demanda de 300 agentes virtuales con licencia, dirigidos a través de otro intermediario en línea, LiveOps. No son empleados de Aegon, pero se les asignan llamadas entrantes y salientes a través del software de routing de LiveOps.

Primero vino la externalización de los servicios informáticos y de los procesos empresariales; luego la deslocalización. Ahora llega la nube humana, un ecosistema de adquisición de servicios que ya está siendo usado por compañías tan diversas como Rief Media y Aegon. La nube humana gira en torno a un intermediario en línea que contrata a un equipo de trabajadores virtuales, que pueden ser empleados bajo demanda para proporcionar una amplia variedad de servicios a cualquier comprador interesado. Aunque las actividades que conllevan generación de contenidos, ventas, márketing, diseño y optimización se encuentran en los primeros puestos de la lista de tareas que pueden llevar a cabo los profesionales en la nube, un reciente informe de la industria identifica, al menos, 15 categorías principales de empleo que podrían ser enviadas a la nube humana.

La nube humana está creciendo rápidamente. El aumento anual en ingresos globales de las plataformas de nube humana fue de un 53% en 2010 y de un 74% en 2011. El número de plataformas y de intermediarios también se ha disparado. Usando una definición acotada, sumamos un total de 100 plataformas activas en 2012, partiendo de unas 40 en 2011.

 Algunos analistas consideran que la nube humana presenta un mayor potencial transformador que las oleadas de externalización anteriores. Ellos creen que remodelará los procesos comerciales establecidos, volverá a perfilar los límites organizativos y, lo más importante, cambiará profundamente los mercados laborales a nivel global. Tras estudiar la evolución de las plataformas de nube humana durante los últimos años, compartimos el entusiasmo de estos analistas, pero creemos que el camino que tenemos por delante estará más lleno de baches de lo que algunos de sus defensores querrían hacernos creer (ver el ...