¿La conducta de los jefes es mala cuando las cosas van bien?

¿La conducta de los jefes es mala cuando las cosas van bien? ¿La conducta de los jefes es mala cuando las cosas van bien?
Business Review (Núm. 320) · Habilidades directivas

La investigación realizada por Aharon Cohen-Mohliver y Emily C. Bianchi indica que los CEO son más propensos a hacer trampas en épocas relativamente prósperas

Podríamos pensar, intuitivamente, que las recesiones económicas favorecen las conductas ilícitas en las organizaciones. Los gobiernos recortan el gasto público, resulta más difícil captar inversiones privadas, se reduce el gasto de los consumidores y disminuyen los beneficios de las empresas. Todas ellas son razones por las que es probable que las empresas entren en pérdidas, cosa que podría tentar a los CEO a saltarse las normas para mitigar esos déficits.

Si realmente fuera cierto que los jefes son más propensos a las conductas ilegales cuando su empresa pasa por un mal momento, entonces, el corolario implícito sería que, cuando llegan las épocas prósperas, son más éticos. Los recursos son abundantes en los períodos de gran crecimiento económico, entonces, ¿para qué hacer trampas si igualmente ya estamos ganando?

Desafortunadamente, muchos episodios de la historia reciente nos indican que eso no es necesariamente así. A mediados de la década de 1980, en Estados Unidos, por ejemplo, la creciente prosperidad estuvo acompañada de innumerables escándalos corporativos, incluida la quiebra épica de la Lincoln Savings and Loan Association, que destapó que cinco senadores estadounidenses estaban implicados en un escándalo de corrupción. Al finalizar la década, más de la mitad de todas las cajas de ahorro de EE. UU. habían quebrado y más de mil altos ejecutivos del sector de los servicios financieros habían sido imputados por cargos federales.

Sin duda alguna, la desregulación y la creciente especulación de alto riesgo contribuyeron, en gran medida, a la crisis de las cajas de ahorro. Un poco como la burbuja de Internet de finales de la década de 1990, que conllevó numerosas malas praxis financieras por parte de los CEO de las principales empresas estadounidenses, incluidas Enron, WorldCom y Tyco.

 

 

Hipótesis gemelas Mirando la otra cara de la moneda, las personas suelen ser más reacias al riesgo y estar más alerta cuando el comportamiento fraudulento es ajeno. Esto apoyaría la teoría de que es menos probable que los jefes recurran a malas conductas empresariales durante las épocas de austeridad.

Esto dio lugar a dos hipótesis que decidimos poner a prueba en un artículo titulado “¿Do Good Times Breed Cheats? Prosperous Times Have Immediate and Lasting Implications for CEO Misconduct”, publicado originalmente en Organization Science en diciembre de 2016.
<...


Aharon Cohen-Mohliver

Profesor adjunto de Estrategia y Emprendimiento en la London Business School ·

Emily C. Bianchi

Goizueta Foundation Term Associate Professor de Organización y Gestión en la Goizueta Business School ·