La otra guerra por el talento: competir a través de los exempleados

La otra guerra por el talento: competir a través de los exempleados La otra guerra por el talento: competir a través de los exempleados

Mucho se ha dicho del hecho de que las empresas libren constantemente una guerra por el talento. Dada la importancia que el capital humano cualificado tiene para el éxito competitivo, no sorprende que a las empresas no les guste perder buenos trabajadores y que inviertan recursos considerables en atraer y retener el mejor talento. Sin embargo, si hay
algo que las empresas han aprendido en la actual guerra por el talento, es que no son propietarias de su capital humano y que muchos empleados terminarán cambiando de empleo.

Las empresas y los directivos deben aceptar esta realidad y reimaginar cómo crear y capturar valor a través de sus antiguos empleados, a quienes muchas empresas se refieren ahora como "exalumnos". Las compañías comienzan a reconocer cada vez más las numerosas ventajas que pueden aportar sus exempleados, y algunas empresas, como la consultora de gestión McKinsey & Company, cuentan con redes de exalumnos bien organizadas. Concretamente, en las empresas de servicios basados en el conocimiento es habitual recurrir a antiguos compañeros para obtener referencias e incluso hacer negocios, sobre todo cuando los exalumnos trabajan para un cliente de su antiguo empleador.

Los exalumnos de una empresa pueden ser valiosos embajadores de su antiguo empleador y abrir oportunidades en otras áreas. Por ejemplo, los antiguos empleados pueden proporcionar información única sobre nuevas reservas de talento y sobre oportunidades en mercados geográficos y de productos que los directivos no habrían advertido de otro modo. También es posible que los antiguos empleados quieran volver a unirse a la empresa en un futuro, convirtiéndose en los llamados empleados "bumerán". Si bien algunas empresas se distancian de sus antiguos trabajadores con el fin de desalentar a los empleados para se vayan, otras han desarrollado programas de exalumnos y los están expandiendo.

Pero incluso cuando las empresas comprenden bien el valor de sus propios exalumnos, rara vez piensan en cómo podrían afectar a su propio negocio los exalumnos de sus competidores. Con el fin de explorar las dimensiones de esta guerra oculta por el talento, estudiamos el trabajo que llevaron a cabo gabinetes especializados en patentes para clientes de Fortune 500 en industrias de base tecnológica a lo largo de cinco años. Nos centramos en cómo ...