Más allá de la descentralización: desorganizar para librar la imaginación

Más allá de la descentralización: desorganizar para librar la imaginación Más allá de la descentralización: desorganizar para librar la imaginación

Una empresa anuncia a bombo y platillo que se ha descentralizado. Puede que incluso haya concedido bastante autoridad sobre los gastos a los jefes de sus unidades. Sin embargo, escarbando un milímetro o dos, nada más, por debajo del barniz de la descentralización, sale a la luz que cada jefe de división lleva las cosas de la misma manera en la que lo hacía "en los viejos tiempos". Sobre el papel, las nuevas unidades son independientes, pero no están comprometidas con la independencia
Autor: Tom Peters