Vida laboral interior: comprender el subtexto del rendimiento profesional

Vida laboral interior: comprender el subtexto del rendimiento profesional Vida laboral interior: comprender el subtexto del rendimiento profesional

Si su organización exige que sus miembros trabajen con el conocimiento, entonces, sin duda, apreciará usted la importancia de la pura capacidad mental. Probablemente, selecciona a personas con un gran intelecto y se asegura de que tengan acceso a información de calidad. Además, es posible que también respete el poder de los incentivos y use sistemas formales de compensación para canalizar adecuadamente esa energía intelectual. Sin embargo, podría estar ignorando otro impulsor crucial del rendimiento de un trabajador del conocimiento: su vida laboral interior.

Las personas experimentan un flujo constante de emociones, percepciones y motivaciones a medida que reaccionan a los eventos de la jornada laboral y les dan sentido. Cuando llegamos a nuestros centros de trabajo, no comprobamos el estado de nuestro corazón y nuestra mente en la puerta. Lamentablemente, puesto que la vida laboral interior apenas se expresa abiertamente en las organizaciones modernas, a los directivos les resulta demasiado fácil fingir que el pensamiento y los sentimientos personales no importan.

Nuestra investigación aborda el impacto de estas dinámicas en el rendimiento laboral. Para analizar esta cuestión, hemos construido un proyecto de investigación que nos abrirá una ventana a las vidas laborales interiores de un amplio grupo de trabajadores del conocimiento. Concretamente, seleccionamos a 238 profesionales de 26 equipos de proyecto y les pedimos que introdujeran entradas en un diario, en formato estándar, durante el transcurso de sus proyectos. Casi 12.000 entradas de diario después, hemos descubierto la dinámica de la vida laboral interior y el importante efecto que puede tener en el rendimiento de sus empleados –y, en consecuencia, en toda su organización–.

MÁS DE LO QUE SE VE A SIMPLE VISTA

Piense en el último día que pasó en la oficina e intente recordarlo con cierto detalle. ¿Qué habría podido averiguar un observador oculto si le hubiera estado observando? Podría haber leído los mensajes de correo electrónico que usted redactó, revisado los informes que usted preparó, anotado sus interacciones concolegas, subordinados y superiores, y asistido a una presentación que usted ofreció. Habría escuchado lo que usted decía en varias conversaciones telefónicas con clientes, proveedores y consultores. Quizá le habría observado mientras usted permanecía sentado mirando al infinito, tomando algunas notas.

No obstante, ¿hab...