Adaptarse o morir: los tres niveles de cambio

Adaptarse o morir: los tres niveles de cambio Adaptarse o morir: los tres niveles de cambio

El mundo de los negocios cambia constantemente y lo hace a un ritmo cada vez más acelerado. En el mundo globalizado de hoy día no hay nada seguro. El cambio se produce en tres niveles diferentes y la empresa del futuro ha de saber adaptarse a todos ellos si quiere conseguir el éxito:

• Cambio tecnológico. El progreso tecnológico ha hecho que la muerte pase a formar parte del mundo de los negocios. El progreso tecnológico puede revolucionar rápidamente sectores enteros e incluso hacerlos desaparecer. Esta tendencia es cada vez más fuerte, por lo que aceptarla y saber adaptarse a ella es la clave para sobrevivir.

• Cambio personal. La seguridad sobre el empleo y el futuro personal también ha desaparecido. La gente tiene que aprender a gestionar su propia vida y su carrera profesional. Ha de tener mayor capacidad de adaptación y mayor disponibilidad para involucrarse en la vida empresarial, en lugar de ser un mero espectador.

• Cambio empresarial. Si las personas cambian, también han de hacerlo las empresas en las que trabajan. Las nuevas formas empresariales que están surgiendo son empresas "sin hogar", es decir, no se organizan en torno a una sede como ocurre en las tradicionales. Deben ser empresas con capacidad de adaptación, centradas en la innovación y sin jerarquías innecesarias o cargas psicológicas del pasado.

CAMBIO TECNOLÓGICO

En el mundo corporativo, la tecnología trae consigo tanto oportunidades como fracasos. El ascenso y caída de organizaciones que en sólo unas décadas han pasado de ser compañías dinámicas, en plena actividad, incluso líderes, a estar al borde de la bancarrota o incluso desaparecer es un hecho que forma parte ya de la vida empresarial.

Secciones enteras de determinados sectores han desaparecido víctimas del progreso tecnológico. Un ejemplo es el impacto que tuvo el automóvil no sólo en el sector de los carruajes, sino también en el de los fabricantes de sillas de montar y los proveedores de forraje y establos para los caballos. Cada nueva era tecnológica tiene sus víctimas, que normalmente son quienes no son capaces de adaptarse a tiempo.

No obstante, ahora el tiempo se ha comprimido. Antiguamente solía pasar cierto tiempo desde que se descubrían nuevos procesos o productos hasta que éstos conseguían desbancar a sus predecesores. Los nuevos productos eran mejores, aunque no más baratos que los anteriores. Hacía falta mucho tiempo, quizá t...