Big Data, ¿amigo o enemigo?

El sector opina

Big Data, ¿amigo o enemigo? Big Data, ¿amigo o enemigo?

Actualmente son cada vez más las empresas y organizaciones que cuentan con el dato como su activo de mayor valor para tomar decisiones. Esto ocurre por la toma de conciencia del potencial que tiene para el negocio el conocimiento que se obtiene a partir de los datos. Sin embargo, desde la perspectiva del cliente o del ciudadano, se están generando controversias y susceptibilidades en relación al uso de dicha información.

En realidad, el Big Data tiene, como todo, dos caras: una de desafíos por afrontar y otra de grandes ventajas. No hay que ocultar el compromiso que supone el uso inadecuado de los datos en términos de seguridad; sin embargo, desde mi punto de vista, el Big Data representa la llave para abrir una gran cantidad de oportunidades de mejoras en la sociedad.

Gracias a las tecnologías de Big Data, tenemos la capacidad de mejorar la calidad de vida de las personas en todos los aspectos posibles: salud, educación, seguridad, energía, etc. Específicamente, dentro del marco de la seguridad ciudadana, un caso muy interesante es el uso de los datos para la predicción de crímenes en grandes ciudades como Madrid, Londres o París. Esto es ya una realidad en Nueva York, donde hemos planteado una serie de modelos de predicción de crímenes a partir de diferentes fuentes de datos abiertos, como información policial, periódicos, eventos y meteorología, entre otros. Por ello, casos como este demuestran que el Big Data tiene un papel crucial no solo en la visión empresarial, sino también, utilizado de manera responsable, para ayudar a resolver los desafíos globales más complejos. Esta es realmente mi apuesta por el Big Data.