Los profesionales que se están incorporando a las empresas van a cambiar el modo de crear valor por medio de las TI

Los profesionales que se están incorporando a las empresas van a cambiar el modo de crear valor por medio de las TI Los profesionales que se están incorporando a las empresas van a cambiar el modo de crear valor por medio de las TI

No cabe duda de que los trabajadores en la veintena o la treintena pueden ser exasperantes. Están ansiosos por tener éxito, se distraen con los tweets, y trabajan constantemente con amigos. Sin embargo, todos esos aspectos son también sus fortalezas.

Jim Fister, uno de los principales expertos en estrategia de Intel Architecture Digital Enterprise y con una trayectoria de veinte años en Intel, fue uno de los primeros especialistas en estrategia de consumo de ordenadores personales de la empresa a mediados de los años noventa, ayudando a averiguar cómo utilizaba la gente los ordenadores personales en el hogar y de qué modo podía ayudarles Intel.

En la actualidad, Fister pasa mucho tiempo con gente más joven, hablando con ellos sobre la tecnología, observando cómo la utilizan y ayudando a comprender de qué modo los consejeros delegados, los directores de TI y otros altos directivos pueden aprovechar la gran pasión de estos jóvenes por la tecnología.

Michael S. Hopkins: Usted ha comentado que uno de los principales problemas de las TI es una especie de nueva variación de la brecha generacional. ¿Puede explicar esto?

Jim Fister: Recuerdo que hace un par de años estaba de viaje con uno de nuestros expertos en TI dando charlas a un grupo de directores de TI y profesionales de este campo sobre Twitter, y pudimos ver la mirada de absoluto desdén en sus caras. Eran personas que tenían más o menos mi edad, que llevaban en el mundo de los negocios veinte, treinta o quizá incluso cuarenta años.

La diferencia está en que cuando la gente de mi edad entró a trabajar en las empresas tecnológicas era porque éramos unos adictos a la tecnología y allí era donde podíamos encontrar lo último. Estaba allí, en la oficina. Sin embargo, actualmente, toda la buena tecnología se encuentra ya en el hogar. Tenemos toda una nueva generación de jóvenes que han crecido con la tecnología al alcance de la mano y consideran el rechazo a la última generación tecnológica como una ofensa a su bienestar personal.

Por consiguiente, si los consejeros delegados o los directores de TI dicen algo como: "Bueno, nos gusta la tecnología, pero realmente queremos disminuir el ritmo al que entra en nuestra organización", lo que estos jóvenes en la treintena que acaban de finalizar la universidad piensan es: "Pensaba que éste sería un sitio agradable para trabajar, pero me parece mucho más divertido quedarme en casa. Debería irm...