Cadena de suministro y logística: La transformación necesaria

Cadena de suministro y logística: La transformación necesaria Cadena de suministro y logística: La transformación necesaria

JH

Jaume Hugas

Márketing y Ventas (Núm. 157) · Ventas

Las predicciones de ABI Research apuntan a que el comercio electrónico se hará con más del 25% de las ventas de los detallistas en 2025. En España, por ejemplo, la facturación del e-commerce ya ha superado los 10.000 millones de euros en el tercer trimestre de 2018, casi un 30% más que el año anterior, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), y puede llegar a los 50.000 millones de euros en 2019, con lo que se situaría en la cuarta posición de Europa en volumen de negocio, tras el Reino Unido, Alemania y Francia. De hecho, en nuestro país, el comercio electrónico ya es el “rey” del transporte por mensajería. Por ejemplo, para SEUR supone el 30% de su facturación global.

El del e-commerce es, pues, un mercado en pleno auge que no solo ha traído consigo la aparición de nuevos y grandes actores, como Amazon, Alibaba o JD.com, sino también nuevas “necesidades”:

Inmediatez y flexibilidad en las entregas.

Nuevos tipos y volúmenes de paquetes.

Más disponibilidad de millones de productos en almacenaje.

Gestión de envíos masivos, en épocas como el Black Friday, el Cyber Monday o la campaña navideña.

Mayor facilidad en las devoluciones.

Estas nuevas reglas del juego conllevan importantes transformaciones en los agentes que conforman la cadena de valor del retail tal y como la conocemos. Uno de ellos son los operadores logísticos, que, de entrada, requieren estar cada vez más digitalizados y operar con nuevos tipos de almacenes, mucho más robotizados. Todos estos cambios demandan un replanteamiento, que pasa por la redefinición de las actuales redes logísticas. De esta necesidad aparece la “logística omnicanal”. Se trata de un concepto que propugna que el proceso de logística debe adaptarse a las pautas de consumo actuales, con la finalidad de satisfacer a un nuevo cliente cada vez más digital y exigente que quiere ser atendido como desee, donde elija y cuando él decida. La decisión de compra de los consumidores depende, en gran parte, del servicio de transporte y distribución. Y, en este sentido, no hay duda de que el mayor nivel de exigencia lo debe tener el núcleo de la cadena de suministro: el almacén.

LOS CENTROS DE DISTRIBUCIÓN

Ya sabemos que son tres los elementos fundamentales que integran el proceso de negocio en e-commerce: el catálogo, caracterizado por excelentes imágenes y...


Jaume Hugas

·

Profesor titular de Operaciones, Innovación y Data Sciences en ESADE Business School

expand_less