Choque de culturas: la dicotomía profesional-gestor

Choque de culturas: la dicotomía profesional-gestor Choque de culturas: la dicotomía profesional-gestor

En organizaciones profesionales como hospitales, universidades, bufetes de abogados, o laboratorios de investigación, los profesionales desempeñan las funciones esenciales de la organización, mientras que los gestores aportan los medios para las principales actividades que se llevan a cabo. Por ejemplo, los administradores de un hospital garantizan la "buena salud" del hospital, para que los médicos y el resto del personal sanitario puedan atender a los pacientes. A pesar de lo que a simple vista parecería una compenetración perfecta, en muchas organizaciones profesionales abundan los conflictos entre los gestores –que representan principalmente los intereses de la organización– y los profesionales, que representan sobre todo los intereses de la profesión. Ambos grupos consideran que su postura es la acertada, al tiempo que cuestionan las motivaciones y la actuación del contrario.

Este artículo analiza las dificultades concretas que supone el hecho de tener que hacer frente a la dicotomía profesional-gestor en organizaciones sanitarias, a las que el desaparecido Peter F. Drucker se refirió como "la forma más compleja de organización humana que jamás hayamos tenido que gestionar".

En todo tipo de organizaciones, los conflictos graves entre grupos y entre personas, conflictos que pueden incluso llegar a paralizar la actividad de la organización, tienen más posibilidades de salir a la luz cuando se dan algunas de las siguientes circunstancias: diversidad de opiniones sobre asuntos importantes, elevada interdependencia entre personas y recursos escasos. Los conflictos más graves son los que surgen en forma de dilemas sobre la asignación de recursos, para los que existen alternativas igualmente convincentes aunque excluyentes. Por ejemplo, dados los recursos cada vez más limitados de los que goza el sistema sanitario, puede surgir un debate entre los médicos y los gerentes del hospital sobre si una persona indigente debería ser sometida a un transplante de corazón de alto coste. Los médicos sostienen que la decisión debería regirse por criterios médicos y que tomar decisiones que afectan a la vida de las personas en función de consideraciones financieras está totalmente fuera de lugar. El director financiero del hospital, por su parte, argumenta que dedicar a una sola persona un gasto financiero tan elevado que el hospital no va a ver reembolsado pone en peligro la salud financiera del hospital a largo plazo. Este tipo de dilemas puede...