Cómo convertirse en un líder capaz de cambiar las reglas del juego

Cómo convertirse en un líder capaz de cambiar las reglas del juego Cómo convertirse en un líder capaz de cambiar las reglas del juego

Desde hace unos años creemos que es cada vez más importante para los líderes empresariales aprender a construir empresas que tengan una finalidad clara, estén atentas a su desempeño y se guíen por unos principios. Hemos desarrollado este punto de vista desde dos perspectivas muy distintas: uno de los autores es académico y asesor de ejecutivos al más alto nivel para el desarrollo de capacidades de liderazgo empresarial. El otro es un ejecutivo, miembro de Juntas Directivas y mentor de otros directores generales, quien, como director general de Ford Motor Co. entre 2006 a 2014, lideró la exitosa recuperación de esa empresa.

En un momento en el que el ritmo de los cambios en el mundo de la empresa son más rápidos que nunca, creemos que construir organizaciones con esas tres características no es ya solo cuestión de preferencia. Trabajar con atención al desempeño es, evidentemente, esencial para lograr el éxito; los continuos cambios disruptivos, la rápida innovación tecnológica y las turbulencias exigen que los líderes de hoy construyan organizaciones ágiles, con empleados resilientes, para lograr un rendimiento superior.

Pero centrarse solo en los resultados no basta. Los cambios demográficos, culturales y tecnológicos nos han dado una mano de obra que necesita un conjunto de principios operativos caracterizados por valores básicos, como la transparencia, la confianza, la inclusión y la colaboración en tiempo real, para ayudar a guiar las conductas y la toma de decisiones en las empresas. Por último, los estudios han puesto de manifiesto que la generación de los millennials se siente muy motivada por la responsabilidad social corporativa y necesita dotar de sentido su actividad. Juntas, estas fuerzas se alían para demostrar que las empresas que fracasen en su intento de alinear su finalidad, su rendimiento y sus principios también serán incapaces de atraer a las personas con mayor talento. Además, para lograr realizar el tipo de transformaciones que la economía de hoy, con sus rápidos cambios, exige, los ejecutivos necesitan empleados implicados y comprometidos que puedan contribuir con sus conocimientos. La finalidad y los principios pueden ayudar a implicar a los empleados para conseguir un alto rendimiento.

ALINEANDO LA FINALIDAD, EL RENDIMIENTO Y LOS PRINCIPIOS

¿Cómo se logra alinear la finalidad, el rendimiento y los principios? Examinemos los ejemplos de dos líderes empresariales que afrontaron ese ...