Realidad aumentada: ¿'The next big think'?

Realidad aumentada: ¿'The next big think'? Realidad aumentada: ¿'The next big think'?

La realidad aumentada (RA) es una tecnología en la que se han depositado muchas expectativas desde hace tiempo, y tras años de decepciones empieza a encontrar el camino de la aceptación masiva tanto de personas como de organizaciones. El impacto que la RA puede tener en diferentes sectores, industrias y negocios es difícil de calibrar actualmente, pero hay indicios suficientes para vislumbrar que será un punto de inflexión para muchos sectores, industrias y negocios. A lo largo de este artículo se analizará el estado actual de la tecnología, así como ejemplos reales de aplicaciones de la RA en diferentes sectores. Será suficiente para atisbar su enorme potencial.

ENTIENDO LA REALIDAD AUMENTADA

Por realidad aumentada (RA) entendemos aquellas tecnologías capaces de crear una capa añadida al mundo real con información adicional generada mediante técnicas computacionales. Esta capa incluye nuevos elementos visuales y audibles, o bien gráficos generados digitalmente que aportan una visión más profunda y comprensible de la realidad. Se trata de una tecnología contextual que amplifica la realidad con nueva información relevante. Es oportuno aclarar las diferencias entre la realidad aumentada y la realidad virtual (VR). Son dos conceptos con una semántica parecida, con un objetivo similar, que es el de crear experiencias interactivas más profundas e intensas, pero que actúan sobre realidades diferentes y que requieren tecnologías distintas. Las principales diferencias entre ambas son estas:

1. La VR crea una realidad completamente artificial que no tiene relación alguna con el mundo real que estamos viendo y experimentando, y nos sumerge en ella. Es una tecnología que sustituye a la realidad creando nuevos mundos artificiales, mientras que la RA no pretende sustituir la realidad, sino que la complementa con información adicional, proporcionándonos experiencias mucho más intensas.

2. La RA no aleja al usuario de la realidad, sino que lo mantiene en contacto con ella, al mismo tiempo que interactúa con objetos virtuales.

La VR implica la creación de un mundo nuevo generado por ordenador, en el que una persona puede interactuar de tal manera que llegue a creer que ese mundo virtual es real.

3. Los recursos tecnológicos tanto de software como de hardware necesarios para crear mundos artificiales son muy costosos, tanto desde el punto de vista de desarrollo como computacional. Esta sensación...