Cómo preparar y aprovechar la expansión internacional

Cómo preparar y aprovechar la expansión internacional Cómo preparar y aprovechar la expansión internacional

La crisis económica nos ha recordado que la internacionalización es muy importante para la supervivencia y el éxito de la empresa en el largo plazo. Las empresas que tenían una parte importante de su negocio en otros mercados, especialmente en los emergentes, son las que mejor han resistido los embates de la crisis; por ejemplo, Banco Santander o Telefónica con la contribución de Brasil. Otras empresas líderes, como Ferrovial, tienen una presencia importante en mercados desarrollados y gozan de una posición privilegiada con respecto a sus competidores. Las empresas que no tenían una presencia internacional consolidada la buscan ahora en un entorno de recursos limitados.

La internacionalización de la empresa requiere un compromiso y un esfuerzo considerables y mucha paciencia para cosechar los beneficios de una presencia global. Los beneficios a corto plazo a menudo se reducen y el riesgo operativo de la empresa aumenta en las etapas tempranas. Existe una fase de aprendizaje y experimentación en los mercados internacionales que la empresa debe quemar para consolidar sus operaciones globales. Cuanto más rápido supere la empresa esta fase, mejor.

En la primera parte de este artículo se comentarán algunos de los detalles que pueden afectar al negocio de la empresa en las etapas tempranas de la internacionalización, aspectos que los directivos con responsabilidades internacionales han destacado repetidamente como factores clave éxito y que no se deberían descuidar. En la segunda parte se destacarán algunas de las ventajas de tener una presencia global, ventajas que es necesario lograr cuanto antes para consolidar los beneficios de la expansión global.

 

PREPARAR EL "BANQUILLO" DE DIRECTIVOS

Los procesos de expansión global de las empresas se inician cuando aparece una oportunidad y alguien en el equipo directivo está dispuesto a aprovecharla. Estas oportunidades se presentan, entre otras formas, como competidores internacionales con dificultades que buscan comprador, una empresa en busca de un aliado estratégico, un cliente importante que toca a la puerta, una privatización o liberalización. Me gustaría poder afirmar que los procesos de internacionalización son conscientes, planificados meticulosamente y ejecutados con prestancia. La realidad muestra, sin embargo, que suelen ser menos lineales de lo que la teoría predice.

Dicho esto, es recomendable que las empresas se preparen p...