El arte de llevar a cabo grandes maniobras

El arte  de llevar a cabo grandes maniobras El arte  de llevar a cabo grandes maniobras

Las empresas llevan a cabo grandes maniobras cuando cambian de rumbo con un importante compromiso de recursos. Por lo general, estas maniobras entrañan un conjunto diferente de productos o servicios, una nueva base de clientes o nuevas formas de operar. El cambio de Nokia a principios de la década de los noventa de los sectores forestal, de televisiones y de neumáticos al sector de la telefonía móvil es un ejemplo de gran maniobra. Estos cambios estratégicos son arriesgados; las empresas que tratan de llevarlos a cabo muchas veces no consiguen los objetivos manifestados. No obstante, son esenciales para la creación de valor a largo plazo. Aunque es posible que las empresas disfruten de prolongados períodos de crecimiento progresivo, el entorno empresarial constantemente cambiante obliga de vez en cuando a los líderes organizativos a reposicionar sus empresas de maneras drásticas.

Nuestro interés por el estudio de las grandes maniobras –en concreto, los motivos por los cuales algunas empresas tienen éxito al efectuarlas con inteligencia mientras que otras fracasan– vino desencadenado por los casos prácticos longitudinales que llevamos a cabo tanto nosotros como otros investigadores. Estos casos prácticos incluían algunas grandes maniobras que suponían una absoluta novedad en su sector y otras que se producían en respuesta a cambios sectoriales o macroeconómicos, o a problemas concretos de la empresa. Los casos prácticos plantearon numerosas hipótesis, que inicialmente pusimos a prueba en el aula de directivos y posteriormente, de manera sistemática, en 24 empresas multinacionales.

En algunos aspectos, nuestros hallazgos eran previsibles. Las empresas que realizaron con éxito grandes maniobras utilizaron una mentalidad estratégica sensata: aprovecharon y, en algunos casos, mejoraron su singularidad con respecto a sus competidores y se basaron en un repertorio existente de experiencia empresarial y de gestión.

No obstante, nuestro descubrimiento más interesante guarda relación con lo que nosotros denominamos "complementariedad". Las empresas de mayor éxito utilizaban una lógica de aprendizaje coherente tanto interna como externamente con respecto a la innovación, a la eficiencia y a la proximidad al cliente, y efectuaron grandes maniobras que eran complementarias a lo largo del tiempo.

Como norma, la complementariedad opera en tres aspectos:

• Está fundamentada en un modelo de negocio de éxito d...