El liderazgo paradójico

El liderazgo paradójico El liderazgo paradójico

Los líderes de las organizaciones se enfrentan hoy día a un mundo más complejo que el de hace tan sólo diez años, así como a unos objetivos aparentemente más contrapuestos. Para conseguir una ventaja competitiva, los productos y servicios de una empresa han de ser diferentes de los demás, pero también competitivos en cuanto al coste. Se espera de las empresas que desempeñen un papel responsable en la sociedad, pero también se les exige una protección y un aumento de los beneficios para los accionistas cada vez mayores. La alta dirección debe hacerse personalmente responsable de las cuentas de la empresa y, al mismo tiempo, es cada vez más necesario delegar responsabilidad.

Para liderar un negocio en el mundo moderno, es necesario saber hacer frente a numerosas paradojas. La palabra paradoja es de origen griego y se refiere a afirmaciones aparentemente contradictorias que, bien explicadas, no son contradictorias en absoluto. En el mundo de los negocios, hay tres aspectos de la paradoja que merecen ser reseñados:

1. Los líderes se enfrentan a exigencias contradictorias. Por ejemplo, puede ser necesario lograr un crecimiento global agresivo y, al mismo tiempo, contener o reducir los riesgos. O puede que sea necesario diferenciar los productos y servicios de una empresa y, a la vez, mejorar la eficiencia operativa.

2. El sentido común se rebela si se intenta dar respuesta simultáneamente a exigencias contradictorias. Por ejemplo, si la dirección decide endurecer los controles corporativos, pero también anuncia su intención de conceder más poder a los empleados, tendrá que vender sus ideas de modo muy convincente si quiere evitar el escepticismo de los trabajadores.

3. Muchas de estas paradojas tienen solución. Nuestra experiencia nos dice que las organizaciones de alto nivel pueden perseguir objetivos aparentemente contradictorios de forma simultánea y hacerlo con éxito.

Este artículo está basado en dos líneas de investigación. La primera tiene su origen en la práctica y proviene del trabajo de Nick Shreiber, primero en la consultoría estratégica de McKinsey y después como consejero delegado de Tetra Pak, una de las principales empresas mundiales de envases de alimentos líquidos. Nick Shreiber puso a prueba sus ideas en colaboración con instituciones académicas como la Emory University, el IMD y el IESE. La segunda procede de las investigaciones que Bala Chakravarthy ha llevado a cabo durante die...