William Sharpe: Tomar decisiones de inversión sin tener en cuenta la incertidumbre es la mayor de las locuras

William Sharpe: Tomar decisiones de inversión sin tener en cuenta la incertidumbre es la mayor de las locuras William Sharpe: Tomar decisiones de inversión sin tener en cuenta la incertidumbre es la mayor de las locuras

Karen Christensen: Los consumidores de servicios financieros se enfrentan a muchos mensajes contradictorios. ¿Cuál es su reflexión al respecto?

William Sharpe: Lo primero que sugiero es que las personas obtengan previsiones correctas y realistas sobre dónde es posible que acaben en la jubilación si continúan haciendo lo que hacen en la actualidad. Y por realista me refiero a tener en cuenta no sólo lo bueno, sino también lo malo y lo desagradable, de manera que tengan una visión realista de su futuro si siguen haciendo lo que hacen. Una vez hecho esto, pueden empezar a formular las preguntas difíciles: "¿Debería ahorrar más?" (por lo general, la respuesta es sí), "¿Debería asumir un riesgo diferente?", "¿Es suficiente el grado de diversificación de mi cartera?", etc.

En segundo lugar, las personas necesitan invertir sus ahorros de una forma eficiente y barata, y eligen inversiones que son coherentes con sus circunstancias, con el resto de sus valores y con su tolerancia al riesgo. En el momento de la jubilación, es necesario tomar decisiones con relación a los fondos que se han ahorrado: ¿debería invertir en un fondo de pensiones? En tal caso, ¿de qué tipo y cuánto dinero debería invertir? Si se mantienen los fondos, ¿cómo debería invertir y gastar a lo largo de sus años de jubilación? Todas ellas son decisiones difíciles y deben tomarse tan cuidadosamente como sea posible.

Usted ha dedicado gran parte de su carrera profesional al estudio del riesgo del mercado. ¿Cree que los inversores de hoy día se centran lo suficiente en el aspecto negativo?

Por desgracia, muchas decisiones de inversión las toman individuos que no están preparados para tomarlas. Decirle a alguien "Aquí hay 8.000 fondos de inversión" o, incluso, "Aquí hay 10. Haga lo que sea adecuado" no es de gran ayuda. Tanto el software como algunas de las personas que se dedican al asesoramiento parecen en muchas ocasiones ignorar el riesgo. Éstos son planes contables en los que uno gana el 9% todos los años como un reloj y fallece exactamente en la fecha prevista; no hay ninguna incertidumbre. Tomar una decisión en lo que respecta a "acciones frente a bonos frente a efectivo" y sobre cuánto ahorrar sin tener en cuenta la incertidumbre –por no mencionar intentar calcularla– es, en mi opinión, la mayor de las locuras.

A medida que la esperanza de vida sigue aumentando, también lo hace el "riesgo de longevidad". ¿De qué modo repercutirá...