El reto del Internet de las Cosas

Colaboración

El reto del Internet de las Cosas El reto del Internet de las Cosas

La nueva concepción de la tecnología basada en la interconexión total entre objetos, individuos, lugares y empresas supone una gran oportunidad de crecimiento para el mundo corporativo, pero todavía son pocas las compañías españolas que están actuando para capitalizar las oportunidades que prevén que van a emerger. Aunque la mayoría de los directivos reconoce los beneficios del Internet de las Cosas y un 88% afirma contar con las capacidades necesarias para implantarlo en su modelo de negocio, solo el 2% de las compañías ha desarrollado una estrategia clara, y el 60% no ha realizado aún ningún tipo de inversión.   Cada día más objetos de uso cotidiano son capaces de intercambiar información y optimizar su funcionamiento automáticamente a través de Internet, sin la intervención de operadores humanos. Se trata de que los consumidores puedan ajustar la calefacción de sus casas de forma remota o hacer un seguimiento de su estado de salud en tiempo real. De que las ciudades, por su parte, puedan utilizar infraestructuras y dispositivos, como farolas inteligentes, para monitorizar el tráfico o los niveles de contaminación. De que los almacenes y estanterías con capacidad de recoger y transmitir información en tiempo real logren reducir el coste de las revisiones, el seguimiento y las pérdidas de inventario. De que los sensores colocados en cultivos, capaces de detectar la humedad y la temperatura, ayuden en la industria agroalimentaria a regar de forma más efectiva, y así mejorar el rendimiento de las cosechas, a la vez que se reduce el consumo de agua. Y de que cualquier infraestructura que utilice sensores pueda proporcionar información para mejorar las operaciones y el mantenimiento antes de que se produzcan averías. Un enorme potencial que, para las empresas, se traduce en un conjunto de cambios y nuevas oportunidades de ingresos.   La tendencia hacia el Internet de las Cosas es obvia, pero ¿están los empresarios españoles preparados para enfrentarse a los cambios que exige la tecnología? ¿Saben qué pueden esperar del futuro o cómo tendrán que adaptar sus modelos de negocio para sobrevivir al escenario de disrupción en que se encuentran? Según el estudio CEO Briefing 2015, realizado por Accenture Strategy, los directivos ya son conscientes de ello. La cuestión ahora es qué compañías van a capitalizar esta oportunidad y cuáles saldrán vencedoras. Optimismo ante el futuro con el Internet de las Cosas Aunque podríamos temer qu...