Eligiendo la estrategia de colaboración digital más adecuada

Eligiendo la estrategia de colaboración digital más adecuada Eligiendo la estrategia de colaboración digital más adecuada

Muchas soluciones de software prometen facilitar el trabajo en equipo, pero lo que se adapta a los compañeros de trabajo más unidos, puede no ayudar a aquellos que necesitan establecer conexiones en toda la organización

Considere esta paradoja del cambio digital: aunque aumenta la necesidad de la colaboración en las organizaciones, también hace que esa colaboración resulte más difícil. En mi trabajo de investigación y consultoría, he observado que esto sucede por tres razones clave.

 

1. En primer lugar, se vuelve más difícil identificar a los colaboradores internos adecuados. En muchas organizaciones que están en plena transformación, especialmente en entornos de trabajo ágil, los empleados tienen más libertad para tomar decisiones importantes sobre el terreno. Pero cuando necesitan ayuda para completar tareas o resolver problemas para ejecutar esas decisiones, a menudo no tienen claro dónde acudir en busca de apoyo, porque les falta el conocimiento del conjunto de la organización que les permitiría saber quién es experto y en qué lo es. Gracias a la tecnología, la gente puede conectarse con muchos compañeros de trabajo de distintas especialidades. Sin embargo, las investigaciones revelan que tienden a centrarse en la información, las ideas y las habilidades de los colegas que los rodean, por ejemplo, los que forman parte de sus grupos de trabajo o los que se sientan físicamente cerca1. Eso tal vez sea señal de que están intentando poner orden en un conjunto de colaboradores potenciales que les resulta excesivamente grande, porque los empleados no tienen claro qué colegas saben qué.

Cuando la gente restringe su atención de esa manera, eso sabotea los beneficios que se podrían obtener de la conectividad digital, pero es comprensible. Dada la frecuencia y la fluidez con que las personas se mueven de un equipo de proyecto a otro (posiblemente, cada semana), rara vez pueden construir las relaciones que les permitirían identificar a los expertos de los que dispone su empresa. Y no saber encontrar a los expertos adecuados puede fácilmente dar lugar a la duplicación de tareas y a desaprovechar oportunidades para potenciar la eficiencia y la innovación2.

 

2. En segundo lugar, es más difícil conseguir que los colegas acepten las solicitudes de colaboración, aunque se trate de expertos que serían colaboradores ideales si dispusieran del tiempo, energía y recursos para comprometerse con otro equipo emergente. En un lugar de trabajo disperso y ágil, la persuasión y la influencia son esenciales para conseguir los recursos necesarios. Pero es difícil persuadir a las personas para que se unan a nuestro proyecto...


Paul Leonardi

Duca Family Professor of Technology Management de la Universidad de California, en Santa Bárbara. Asesora a empresas sobre cómo utilizar los datos que aportan las nuevas tecnologías para liderar la transformación digital ·