Empresa y derechos humanos

Empresa y derechos humanos Empresa y derechos humanos

La aprobación unánime, el 16 de junio de 2011, por parte del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, de los Principios Rectores de Naciones Unidas para Empresas y Derechos Humanos ha supuesto un punto de inflexión y un cambio de enfoque en el posicionamiento de las empresas en lo relativo a la gestión de los derechos humanos.

A partir de la aparición de este marco, el binomio empresas-derechos humanos ha pasado al primer plano de la agenda pública, obteniendo una notoriedad global que no había tenido hasta el momento, y las empresas han empezado a ajustar sus políticas y procedimientos a estos nuevos Principios Rectores, que atribuyen con claridad la obligación del Estado de proteger los derechos humanos y la responsabilidad de las empresas de respetarlos, además de describir el derecho de las víctimas a tener acceso a la reparación.

Si bien una de las principales consecuencias de la aparición de este marco ha sido la creación de Planes Nacionales de Empresas y Derechos Humanos, lo cierto es que no hay una directriz común sobre el enfoque y los contenidos que debe tener un plan de este tipo. Así, su elaboración afronta numerosos desafíos, y esto puede explicar por qué los planes hasta ahora aprobados son bastante limitados, y los que están en curso encuentran tantas dificultades para aprobarse.

Lo que resulta indudable es que hay algunos indicadores claros de que las empresas deberían adaptar su gestión de los derechos humanos a este marco – algo que las compañías líderes ya están haciendo–; dado que la exigencia de un mayor control sobre este tema por parte de las empresas ha crecido de forma interrumpida en los últimos años desde diversos frentes.

COMUNIDAD FINANCIERA

 La inversión socialmente responsable está experimentando un crecimiento exponencial. No solo por el incremento de los fondos gestionados por entidades socialmente responsables (que guían sus decisiones de inversión según el desempeño  en materia social, ambiental y ética de las empresas), sino también porque los inversores tradicionales empiezan a incorporar criterios ESG (environmental, social and governance). Índices tan prestigiosos como el Dow Jones de Sostenibilidad (DJSI, por sus siglas en inglés) han comenzado a incorporar principios específicos sobre derechos humanos dentro del con junto de c...