Entrevista a un líder del pensamiento

Entrevistas

Entrevista a un líder del pensamiento Entrevista a un líder del pensamiento

En su último libro [Focus: desarrollar la atención para alcanzar la excelencia (Kairós, 2013)] trata sobre una habilidad a la que llama "impulsor oculto de la excelencia". ¿Puede hablarnos de ello?

Me refiero al poder de la concentración y de los sistemas cerebrales implicados a la hora de "entrenar" nuestra atención. Sostengo que los líderes deben ser expertos en tres clases de atención: la primera es la conciencia sobre uno mismo y, como resultado, la capacidad de gestionar nuestras propias emociones; la segunda es la conciencia sobre las otras personas, y la tercera es una atención exterior, ya sea esta la conciencia sobre nuestra organización en su conjunto, sobre nuestro sector o sobre una mejor noción de aquellos sistemas más amplios que afectan a nuestra industria. Una lente de mayor tamaño, en lo que se refiere a nuestra atención, abarcaría los sistemas globales, tendría en cuenta las necesidades de todo el mundo, incluyendo las de los desamparados y los pobres, y nos permitiría ver más allá en el futuro. Los líderes necesitan estos tres tipos de atención, a su máxima potencia y en equilibrio, para poder rendir de un modo óptimo. Si presentamos un déficit de alguno, ello nos perjudicará.

¿Cómo ha llegado a entender la atención como una capacidad tan integral?

En un sentido colectivo, nuestra capacidad de atención se encuentra en peligro. Nuestros hijos están creciendo en un entorno con más distracciones que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad, y, en el caso de muchos adultos, la principal fuente de distracción ni siquiera es la cháchara de la gente que les rodea, sino la de su propia mente. La buena noticia es que nuestra comprensión de la focalización y de la atención se encuentra ahora en un punto en el que contamos con más conocimiento científico que nunca sobre ello. Creo firmemente que este conocimiento es el ingrediente secreto para una vida de éxito. Porque la atención no es solamente una cosa: es una variedad de competencias, cada una de las cuales es importante en circunstancias diferentes. Un tipo de atención muy conocido es la "concentración", la cual conlleva poder prestar atención "aquí", al tiempo que ignoramos lo que nos llega de "allí". Otro tipo de atención es la "presencia abierta", que comporta el limitarnos a estar con la persona que tenemos justo enfrente y a prestar total atención a ese momento. Una tercera forma es la "asociación libre", que es una clase de atención...