Factores clave de éxito para la gestión de proyectos: talento, talento, talento…

El sector opina

Factores clave de éxito para la gestión de proyectos: talento, talento, talento… Factores clave de éxito para la gestión de proyectos: talento, talento, talento…

La gestión de proyectos está evolucionando para adaptarse a las necesidades (cambiantes) de las organizaciones. Dos factores explican la evolución:

Velocidad. El ciclo de desarrollo y entrega de proyectos se está acortando de manera muy sensible. La agilidad de las empresas digitales, presentes en la mayoría de sectores, está presionando a las organizaciones tradicionales, que se ven obligadas a acortar sus ciclos de desarrollo y cambio para poder adaptarse al mercado a la velocidad que marcan sus competidores digitales. Transversalidad y capacidad de combinar capacidades distintas. Para poder atender adecuadamente las necesidades del cliente, en la mayoría de negocios es crítico trabajar de manera transversal y combinando capacidades y competencias distintas en el diseño y la ejecución de proyectos, lo que añade mucha complejidad a la gestión de proyectos, especialmente en organizaciones grandes. En este contexto, se han venido incorporando a la práctica habitual de las organizaciones "tradicionales" metodologías de gestión de proyectos que provienen de ámbitos tan distintos como el diseño, la innovación, las ciencias sociales o el desarrollo de software.

Los factores clave de éxito de la gestión de proyectos "clásicos" siguen siendo aplicables en muchos casos, pero ya no de manera universal: acordar objetivos y scope, planificar bien la ejecución, seleccionar a las personas más adecuadas para cada tarea, utilizar metodologías robustas para la ejecución del proyecto, seguimiento y control riguroso…El único factor clave de éxito de aplicación universal es el talento. Siempre lo fue, y cada vez es más crítico, especialmente en proyectos que no se basan en metodologías secuenciales clásicas.

Ahora no basta con "disponer de talento en la dirección de proyectos". Ahora es crítico aumentar la densidad de talento en toda la organización. Gestionar la complejidad creciente exige más talento, y no más reglas y protocolos, que ralentizan y bloquean las organizaciones. Para los profesionales de la gestión de proyectos supone un gran reto. Tenemos que ser capaces de atraer, desarrollar, ilusionar y fidelizar a personas con talento con proyectos ilusionantes, entornos y condiciones de trabajo excelentes y preocupación sincera por el desarrollo de las personas de nuestros equipos. Esto marcará la diferencia entre las organizaciones que superen el actual momento de cambio con éxito y el resto.