'Fintech': el reto de la banca actual

Colaboración

'Fintech': el reto de la banca actual 'Fintech': el reto de la banca actual
Management & Innovation · Finanzas

Desde 2010 se han invertido más de cincuenta mil millones de dólares en unas dos mil quinientas empresas innovadoras de todo el mundo que están redefiniendo la forma en que ahorramos, pedimos prestado, invertimos, movemos o gastamos nuestro dinero. De hecho, el valor de la inversión mundial en fintech (compañías financieras tecnológicas) creció un 75% en 2015, hasta alcanzar los 22.300 millones de dólares, debido, sobre todo, a las acciones llevadas a cabo por empresas de capital riesgo de Europa y de la región de Asia-Pacífico –APAC– (donde las empresas fintech recibieron más del 50% de toda la inversión en el primer trimestre de 2016). El sector del fintech se consolidó así como el más pujante de los servicios financieros.

UN SECTOR EN CRECIMIENTO

El mercado de las fintech ha madurado a pasos agigantados, y buena muestra de ello son las situaciones de enfriamiento del crecimiento de la inversión en este sector que ya se están produciendo en algunas áreas geográficas –mientras que en otras aún se está iniciando su expansión–, el aumento de los acuerdos de grandes inversores, el éxito de numerosas ofertas públicas de venta e incluso la desaparición de algunas compañías que fueron emergentes, pero no han sabido situarse en el terreno de juego.

Así, en 2015, empresas como PayPal, Square, WorldPay y First Data alcanzaron una capitalización de mercado de miles de millones de dólares con ofertas públicas de ventas, cifra muy superior a la de muchas instituciones financieras históricas. Compañías a las que actualmente se les han sumado otros veinte "unicornios" fintech valorados en más de mil millones de dólares. No obstante, en 2015 también se produjo la desaparición de algunas empresas relevantes del sector, como la británica Powa Technologies, que llegó a ser considerada una de las más brillantes nuevas empresas tecnológicas del Reino Unido el año pasado y que, menos de doce meses después, entró en administración judicial al no poder satisfacer las altas promesas de rentabilidad hechas a sus inversores.

El comienzo de 2016 mantiene intacta la confianza del inversor, con la llegada de 5.300 millones de dólares invertidos en el sector en el primer trimestre, impulsada, en gran medida, por dos inversiones chinas, cada una de ellas superior al umbral psicológico de los mil millones de dólares. El notable crecimiento del primer trimestre es una señal segura de que el sector podría estar a punto de vivir otro...