Fuentes de financiación alternativa

Fuentes de financiación alternativa Fuentes de financiación alternativa

Estas son algunas preguntas comunes por parte de los directores financieros y consejeros delegados de las empresas, quienes tienen que definir las mejores fuentes de financiación en cada momento. Pero ¿por qué esta importancia de las fuentes de financiación? ¿Es realmente tan crítico financiarnos de una forma u otra? Si tenemos en cuenta los objetivos de la empresa, según la extensa bibliografía y numerosas declaraciones de los principales directivos, el principal y último objetivo de las empresas debe ser la creación de valor para los accionistas o, en un sentido más amplio, para los stakeholders, es decir, para todos aquellos entes, instituciones y organismos relacionados con la empresa, como son clientes, proveedores, empleados, Administraciones Públicas y organismos no gubernamentales, además, lógicamente, de sus propietarios. Crear valor son dos palabras muy usadas, pero muchas veces existe dificultad para explicar lo que quieren decir y, más concretamente, qué tiene que realizar una empresa para que se genere o se cree este valor.

A efectos ilustrativos, el gráfico 1 muestra brevemente cuáles son los factores más relevantes que inciden en la creación de valor empresarial desde el punto de vista financiero. Como se puede ver en el gráfico 1, la creación de valor pivota sobre la capacidad que tiene la empresa de generar una rentabilidad sobre el capital invertido por encima del coste en el que ha tenido que incurrir para captar los fondos que está invirtiendo, es decir, el coste de capital. Las empresas serán sostenibles siempre y cuando puedan demostrar a la comunidad inversora y a sus accionistas que son capaces de cumplir con esto, ya que será la única manera de que puedan ser atractivas frente a terceros.

Es decir, cualquier compañía, en cualquiera que sea su estado o situación, necesita fondos para sobrevivir y para crear valor. Dichos fondos provienen, básicamente, de dos fuentes diferenciadas, según sea la tipología y relación de los mismos con la empresa.

● Por un lado están los fondos propios, donde los proveedores de fondos aportan fondos o capital a la empresa y reciben a cambio acciones en la compañía, es decir, pasan a ser accionistas de la empresa. Estos invierten en la empresa con la expectativa de generar una rentabilidad de la inversión que han realizado. Para los inversores, esta rentabilidad es la expectativa de retorno que esperan obtener. Para la empresa, esta rentabilidad que los inverso...