Introducción a la gestión del riesgo y la incertidumbre

Introducción a la gestión del riesgo y la incertidumbre Introducción a la gestión del riesgo y la incertidumbre

La inmensa mayoría de las decisiones de negocio actuales se adoptan con información incompleta y ante la perspectiva de un futuro incierto. De hecho, con la salvedad de la razonable expectativa de que el sol va a salir al día siguiente, en los asuntos humanos pocas cosas se pueden prever con certidumbre. La expresión gestión del riesgose ha convertido en una fórmula habitualmente utilizada en el sector de los servicios financieros y hace referencia a un proceso formal para evaluar y controlar la exposición total de una empresa a una pérdida, así como para calcular las probabilidades de que se produzca la pérdida. No obstante, esta expresión merece ser reivindicada para una utilización más amplia, ya que todas las empresas tienen que afrontar el riesgo.

Aunque resulta imposible evitar completamente el riesgo, lo cierto es que los directivos bien formados cuentan con varias maneras de afrontar la incertidumbre a la hora de planificar su estrategia. El éxito de la planificación a largo plazo incluye una combinación de las técnicas que se exponen a continuación.

1. IDENTIFICACIÓN DEL RIESGO

En la mayoría de las situaciones de los negocios resulta extraordinariamente fácil identificar los riesgos a los que se enfrenta una empresa simplemente formulando la siguiente pregunta: "¿Qué podría ir mal?". Por ejemplo, si un producto depende de los componentes, la incapacidad de un proveedor para enviar las piezas cuando hacen falta es un riesgo que se puede prever fácilmente. En los casos en los que una empresa esté tratando de desarrollar una nueva tecnología, sus esfuerzos de investigación y desarrollo tendrán éxito y conseguirán el rendimiento deseado –o no–.

Esto no significa que se puedan prever todos los riesgos. Es muy conocida la observación del antiguo secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, de que existen "incógnitas conocidas" y también "incógnitas desconocidas". En una situación militar, él se refería a que un ejército podía saber que el enemigo tenía tropas en el horizonte, pero no sabía exactamente cuántas (una "incógnita conocida") y que podía existir cierta incertidumbre con respecto a si el enemigo poseía determinado tipo de armas (nuevamente, una incógnita conocida). Sin embargo, su planteamiento pretendía alertar a los planificadores de que, con respecto a todas las variables que fueran capaces de enumerar y tener en cuenta, siempre habría otras que no se podrían prever (las "incóg...