Jeff Schick: "No seríamos capaces de hacer lo que hacemos hoy si careciéramos de un conjunto de capacidades para compartir información y conectar a nuestra gente"

Jeff Schick: "No seríamos capaces de hacer lo que hacemos hoy si careciéramos de un conjunto de capacidades para compartir información y conectar a nuestra gente" Jeff Schick: "No seríamos capaces de hacer lo que hacemos hoy si careciéramos de un conjunto de capacidades para compartir información y conectar a nuestra gente"

Cuando las empresas utilizan las herramientas que venden al mundo exterior, existe una expresión habitual en inglés que dice que la empresa "come su propia comida de perro". "Prefiero la versión francesa de la expresión: 'Nos bebemos nuestro propio champán'", afirma Jeff Schick, vicepresidente de software social de IBM y actor clave a la hora de acercar las plataformas sociales tanto al personal de IBM a escala global como a los clientes corporativos de la organización.

¿Y por qué no? Los productos de IBM se parecen más a un buen vino que a un producto canino. "La propia IBM implementa nuestras tecnologías para cumplir los objetivos de negocio", afirma Schick. "Somos usuarios de Sametime, Lotus Notes e IBM Connections. Utilizamos toda nuestra tecnología de colaboración entre los 430.000 empleados y otros 75.000 socios que colaboran con IBM en un momento dado".

Schick, actor esencial en el desarrollo por parte de IBM de la tecnología social durante décadas, ha sido desarrollador, ha trabajado en el terreno con los clientes, ha dirigido líneas de negocio como la gestión del contenido corporativo, es el creador de IBM Connections y, en la actualidad, es el responsable de todo el espacio de colaboración de la empresa, incluyendo las tecnologías globales de mensajería, de comunicaciones unificadas y de productividad en las oficinas.

En una charla con David Kiron, Schick habla sobre cómo IBM reflexiona, en tanto que parte de la visión global para crear capacidades de colaboración, sobre qué tipo de cosas pueden hacer las organizaciones para crear foros a los que acudir, los incentivos que hacen que la gente participe y el valor tanto financiero como creativo que las herramientas sociales aportan al lugar de trabajo.

David Kiron: ¿En qué medida son importantes las herramientas de colaboración en IBM?

Jeff Schick: Considero a IBM un social business, debido al modo en que hemos derribado las barreras para llegar a la gente en el seno de la organización, pero también a la forma en que hemos aprovechado esas mismas herramientas a nivel externo para interactuar con nuestros socios y clientes.

Cuando entré en IBM hace 25 años, no había ningún ordenador personal. Mi padre también trabajaba en esta organización y yo podía conectarme con un enorme terminal en la unidad principal, buscar el nombre de mi padre y encontrar su número de teléfono. Sin embargo, esto era todo en lo que respecta a las h...