La empresa 2.0: ¡empieza la revolución!

La empresa 2.0: ¡empieza la revolución! La empresa 2.0: ¡empieza la revolución!

Las burocracias corporativas van camino de la extinción. Está surgiendo una nueva forma organizacional que derribará los muros y unirá a la gente y, al hacerlo, capturará nuevas oportunidades y desarrollará soluciones innovadoras.

De hecho, esta afirmación, repetida con frecuencia a medida que los evangelistas de la Web 2.0 predican que la adopción corporativa de las herramientas de las redes sociales desencadenará una "e-rupción" de creatividad, innovación y productividad en el lugar de trabajo, la realizó hace más de 40 años Alvin Toffler en su revolucionario libro Future Shock. En las décadas que han transcurrido desde entonces, un teórico tras otro ha realizado predicciones similares.

Las predicciones de Toffler acerca de cómo las tecnologías de la información pronto revolucionarían la gestión del conocimiento en las organizaciones nunca estuvieron a la altura del enorme entusiasmo que habían suscitado en los años setenta y ochenta. Eso, sin embargo, nunca impidió a Jim Maxmin, consejero delegado de Thorn EMI, afirmar a finales de los años ochenta que "en la última década, la excelencia en los negocios significaba hacer bien una cosa. En la próxima década, será necesario hacerlo todo bien y hacerlo en todas partes. La imagen de la corporación como pirámide ha muerto. La nueva corporación se parecerá más a un holograma, con información compartida haciendo que cada persona, cada parte, contenga el todo". En 2006, Don Tapscott, profesor adjunto de Rotman, y Anthony Williams lideraron de nuevo el cambio con su best seller Wikinomics, en el que predecían que la colaboración en masa "permitiría a las organizaciones generar una riqueza extraordinaria y alcanzar cimas sin precedentes en el aprendizaje y el descubrimiento científico".

Por fin ha llegado el futuro. Lo que es diferente en esta ocasión es que parece que existe un consenso más amplio. La tecnología web ha llegado a un punto de inflexión: en la actualidad es realmente global y está a punto de ser accesible para todos. Y, lo que es más, las empresas empiezan por fin a darse cuenta de esto: tras la inicial reticencia, muchas están ahora mismo adoptando las herramientas de la Web 2.0. En un reciente estudio de McKinsey, más de dos tercios de los encuestados reconocieron utilizar las herramientas de las redes sociales en sus empresas. Entre los principales beneficios, citaron el aumento de la velocidad para acceder al conocimiento, un márketing más efectivo, menore...