La paradoja de la oportunidad

La paradoja de la oportunidad La paradoja de la oportunidad
Business Review · Estrategia

Captar nuevas oportunidades de crecimiento es esencial para la estrategia, la innovación y el emprendimiento. Ahora bien, ¿cómo pueden los gestores afrontar este desafío de la mejor manera posible? ¿Siendo flexibles o utilizando una estrategia focalizada? Según parece, la respuesta es más compleja y más crucial para el éxito de una compañía de lo que se ha pensado hasta ahora. Nuestra investigación, centrada en compañías asentadas desde hace años, negocios en auge y nuevas empresas, plantea una tensión paradójica entre foco estratégico y flexibilidad que puede definir o quebrar su negocio. En este artículo estudiamos cómo y cuándo debemos centrar nuestro foco de atención y ser disciplinados, así como cuándo debemos ser flexibles y oportunistas.

La experimentación es una herramienta de innovación habitual, pero algunos expertos en este ámbito afirman que planificar es pocas veces efectivo en campos más dinámicos; en lugar de eso, defienden un ciclo rápido de experimentación y cambios1. Este planteamiento considera tanto el aspecto racional como el intuitivo en un entorno caracterizado por la incertidumbre; un entorno donde el flujo de oportunidades cambia impredeciblemente, los límites del mercado se transforman constantemente y los competidores son diferentes cada vez. Teniendo en cuenta este nuevo entorno competitivo que promueve el cambio y la flexibilidad, ¿no sería menos relevante el viejo planteamiento que apostaba por una estrategia focalizada?

Nosotros pensamos que no. De hecho, hemos descubierto, a través de las entrevistas realizadas a una amplia variedad de gestores, que llevar a cabo una estrategia focalizada es quizá tan importante como mostrar una actitud flexible y que, al contrario de lo que pueda parecer, el foco de atención de una compañía puede influenciar su flexibilidad, y viceversa.

 

LAS OPORTUNIDADES SON COMPLEJAS

Las oportunidades son más complejas de lo que la gente reconoce. Algunos gestores consideran dos componentes a la hora de captar nuevas oportunidades de negocio: la selección de oportunidades y la ejecución de las mismas. Seleccionar oportunidades implica determinar qué problema del cliente se va a abordar, mientras que la ejecución de oportunidades trata la resolución del problema en cuestión2. La mayoría de lib...