Las chicas buenas no piden

Las chicas buenas no piden Las chicas buenas no piden

Los hombres y las mujeres siguen recibiendo un trato desigual en el trabajo. Por lo general, las mujeres cobran menos y ocupan una proporción inferior de altos cargos. Otra fuente de desigualdad, mucho más sutil, es que las mujeres no consiguen lo que desean y merecen porque no lo piden. En este sentido, los hombres negocian para conseguir lo que desean con más frecuencia que las mujeres. Los directivos deberían afrontar este problema incentivando medidas para que esto no ocurra.
Autores: Linda Babcock, Sara Laschever, Michele Geldfand y Deborah Small