Las cinco mentes del futuro

Las cinco mentes del futuro Las cinco mentes del futuro

En el inicio del tercer milenio, estamos muy habituados a las consideraciones sobre "el futuro". Al definir el futuro, me refiero a tendencias con existencia ampliamente comprobada: el creciente poder de la ciencia y de la tecnología; la interconexión mundial en aspectos económicos, culturales y sociales; y la incesante circulación y mezcla de seres humanos de procedencias y aspiraciones diversas.

Debido al hecho de haber participado en conversaciones sobre el futuro en el mundo, puedo afirmar que la creencia en el poder de la educación (para lo bueno y para lo malo) está presente en todas partes. Tenemos poca dificultad para percibir la educación como una empresa –de hecho, la empresa– que moldea la mente del futuro. Entonces la pregunta que surge es: ¿qué tipo de mente deberíamos estar cultivando? Podemos señalar cinco tipos de mentes que resulta particularmente urgente cultivar en la actualidad.

1. LA MENTE DISCIPLINADA

La palabra disciplina tiene dos connotaciones diferentes. Primero, hablamos de la mente como generadora de una o más disciplinas: logros en el arte, en la profesión o en la formación. En una estimación amplia, a un individuo le lleva aproximadamente una década aprender una disciplina lo suficientemente bien como para ser considerado un experto o un maestro. Tal vez en alguna época pasada, una persona podía "dormirse en los laureles" una vez lograda dicha maestría disciplinaria. Sin embargo, esto ya no es así. Hoy las disciplinas cambian, las condiciones ambientales cambian y las demandas sobre las personas que han logrado una maestría inicial también cambian.

Consecuentemente, los "expertos" deben continuar formándose en sucesivas décadas. Semejante despliegue de especialización sólo se puede lograr si la persona posee disciplina –en la segunda acepción de la palabra–. Es decir, se necesita practicar continuamente de manera disciplinada para permanecer en la cresta de la ola. La necesidad de formar una "manera de pensamiento" se aplica al rango completo de trabajadores, ya sean abogados, ingenieros, artesanos o profesionales de negocios relacionados con recursos humanos, márketing, ventas o gestión. Dicha educación puede incluir clases formales o puede darse en el trabajo, implícita o explícitamente.

En la actualidad, el dominio de más de una disciplina es esencial; valoramos a los interdisciplinarios, a los multidisciplinarios o a los transdisciplinarios. No obstante, se d...