Las claves de la invención en la empresa: la "larga cola" de la innovación

Las claves de la invención en la empresa: la "larga cola" de la innovación Las claves de la invención en la empresa: la "larga cola" de la innovación

La mayoría de los directivos no suelen destacar por su gran conocimiento del proceso de invención. Tampoco es habitual que tengan abundante información sobre cuáles son las fuentes más probables de los grandes adelantos tecnológicos y científicos. En concreto, ¿es más probable que las innovaciones espectaculares provengan de un único inventor o que provengan de un equipo de colaboración? En caso de que la respuesta sea la segunda opción, ¿la mayor diversidad del equipo es beneficiosa o perjudicial para las probabilidades de éxito del grupo? Asimismo, ¿el conocimiento más exhaustivo de la ciencia da lugar a una mayor cantidad de grandes adelantos o es más probable que dicho conocimiento únicamente depare adelantos progresivos?

Para responder a este tipo de preguntas, los directivos tienen que comenzar por comprender que la invención es básicamente un proceso de búsqueda en el que se recombinan elementos. Esto quiere decir que voy a utilizar la definición clásica de invención según la cual la invención es una nueva combinación de elementos, ideas o procesos. En su acepción más sencilla, esta definición ofrece una imagen accesible del inventor como manipulador, que ensaya diferentes combinaciones de materiales, dispositivos y configuraciones, y se puede considerar que toda invención es un ensamblaje de los elementos que la forman. Este concepto puede aplicarse al barco de vapor (embarcación y motor de vapor), al automóvil (bicicleta, carruaje y motor de combustión interna) o al iPod de Apple (memoria económica, música digital y batería ligera).

La opinión imperante es que los grandes adelantos son imposibles de predecir, pero eso sólo es cierto en cierta medida. Buena parte de esa idea errónea es consecuencia de que las personas suelen centrar su atención únicamente en los grandes adelantos y pasan por alto el proceso iterativo de la invención y la correspondiente distribución total de los resultados. Cuando se tienen en cuenta todas las invenciones (es decir, todas las nuevas combinaciones), se pone de manifiesto una distribución altamente asimétrica (véase el cuadro 1). Casi todas las invenciones son inútiles, unas cuantas tienen un valor moderado y sólo una cantidad muy, muy reducida son grandes adelantos. Estos grandes adelantos constituyen la "larga cola" de la innovación.

Todas las distribuciones bien muestreadas de valor inventivo, creatividad o éxito que he observado a lo largo del tiempo mostraban este perfil al...