Las competencias para el éxito de los emprendedores y de las emprendedoras

Las competencias para el éxito de los emprendedores y de las emprendedoras Las competencias para el éxito de los emprendedores y de las emprendedoras

Algunas cifras resultan muy elocuentes sobre la situación laboral de las mujeres hoy día. Más del 65% de las personas sin empleo en Europa son mujeres. La tasa de participación laboral femenina desde mediados de los setenta al año 2000 ha crecido un 13% y, aun así, existe una diferencia del 12% con respecto a la participación femenina en el mercado laboral en Estados Unidos.

En España, sólo en 2004, cerca de 285.000 mujeres salieron del paro, frente a los casi 100.000 hombres que lo hicieron. Sin embargo, aun cuando la diferencia entre el nivel de empleo entre hombres y mujeres ha decrecido en los últimos años, España es uno de los países de Europa con menor participación laboral femenina. Según el Euroíndice Laboral IESEADECCO (2005), la tasa de desempleo en las mujeres alcanzó a finales de 2004 el 14,4% y la tasa en los hombres el 7,5%; una diferencia considerablemente más marcada si la comparamos con países como Alemania (18,5%-17,5%), Portugal (7,9%-6,3%) o Reino Unido, donde la relación es inversa (4,2%-5%). Según el mismo informe, la tasa de paro conjunta de siete países analizados (Alemania, Francia, Polonia, España, Reino Unido, Italia y Portugal) es del 10,3% para las mujeres y 8,4% para los hombres.

Junto a la importante diferencia en las tasas de desempleo femeninas y masculinas, se observa en España también falta de igualdad en los niveles salariales. Según el Euroíndice del último trimestre de 2004, el sueldo medio de los hombres en España era un 18% superior al sueldo medio de las mujeres. Este fenómeno está ligado, entre otras variables, a la cantidad de mujeres que asumen responsabilidades directivas. De todas las empresas que cotizaron en el Ibex-35 el último año, sólo había cinco mujeres consejeras de un total de 102 consejeros. La Organización Internacional del Trabajo, en su informe Romper el techo de cristal: las mujeres en puestos de dirección,analiza, entre otras, la diferente participación de la mujer en el mercado laboral y la necesidad de encargarse de los hijos en casa como las principales causas de estos fenómenos.

El factor cultural no puede dejar de analizarse cuando se habla de la participación de la mujer en el mercado laboral y en el mundo de los negocios. En muchos lugares existen barreras culturales que parten de actitudes negativas hacia las mujeres en los negocios, con frecuencia fundamentadas en la idea de que las mujeres deben cumplir otros roles. En su informe Cuestiones de géne...