Los nuevos retos de la gestión del talento

Los nuevos retos de la gestión del talento Los nuevos retos de la gestión del talento

Con todos los cambios que ha habido en los últimos años, la gestión del talento sigue apareciendo en la agenda de las organizaciones, pero el enfoque ha cambiado de forma significativa. Ya no se habla tanto de fichajes "galácticos" y de ofertas estelares, sino más bien de la necesidad de demostrar los resultados de una acertada gestión del talento dentro de la empresa. Esta prioridad de alineamiento estratégico y eficacia en la implantación probablemente sea un requerimiento mucho más duradero de la gestión del talento que la competición por las estrellas; lo mismo que las previsiones económicas a medio-largo plazo indican que estamos iniciando un ciclo nuevo, de crecimiento mucho más moderado –en el mejor de los casos– y con una mayor supervisión de los agentes sociales y económicos, se empieza a exigir el mismo control y la misma planificación a la gestión de personas.

Un análisis publicado recientemente por una consultora estratégica contrastaba la importancia relativa de la gestión de personas con la evolución en ingresos y rentabilidad de las empresas. Con independencia de la situación positiva o negativa del negocio, la gestión del talento seguía figurando entre las prioridades organizativas. De hecho, aunque en 2009 pierde importancia con respecto a prioridades coyunturales como la reestructuración, el talento es reconocido como el mayor desafío en la gran mayoría de los países europeos, en Estados Unidos y Asia. El énfasis ahora se pone en la eficiencia y en los resultados, en la necesidad de acertar en las inversiones; en este caso, el coste salarial y del desarrollo de una plantilla competente. El escenario económico, la necesidad de reducir costes y el aumento del paro hacen que la gestión del talento interno sea más importante que nunca para contar con las personas necesarias –y sólo las necesarias– con el fin de seguir compitiendo en el mercado a corto plazo y estar preparados para el crecimiento, allí donde ocurra, a medio plazo.

En un artículo anterior ("Gestión del talento: una estrategia diferenciada para un entorno global", Harvard Deusto Business Review, 173) tratamos la gestión del talento como arma competitiva; en este artículo nos centramos en qué factores deben tenerse en cuenta en el nuevo escenario, cómo se puede trabajar sobre ellos y afrontar retos comunes y cómo hay que demostrar el rendimiento de la inversión.

EL RETO: ESTAR PREPARADOS, PERO ¿PARA QUÉ?

Los retos a los que se ...