Mapas de oportunidades: representar gráficamente el futuro en tiempos de incertidumbre

Mapas de oportunidades: representar gráficamente el futuro en tiempos de incertidumbre Mapas de oportunidades: representar gráficamente el futuro en tiempos de incertidumbre

Sobre el papel, Rob McEwen era un presidente y consejero delegado poco probable para la empresa minera canadiense Goldcorp. Con una formación en finanzas, el pequeño hombre de voz suave, con su bigote perfectamente recortado, prefería la meticulosa confección a la maquinaria industrial. Sin embargo, a pesar de su apariencia, McEwen era en el fondo un prospector: se sentía fascinado por el oro y había crecido oyendo las historias sobre mineros y buscadores de oro que su padre le contaba a la hora de la cena. Tan entusiasmado estaba con la industria que creó su propia plantilla de lo que, según él, debería ser una empresa dedicada a la prospección aurífera del siglo xxi , a pesar de que nunca había trabajado en ninguna. En 1989, dio el salto al participar en una oferta de adquisición y convirtiéndose en el propietario mayoritario de la poco rentable Goldcorp.

Algunos lo tildaron de loco por comprar lo que se consideraban los restos de una empresa. A la sazón, el mercado del oro atravesaba una recesión; los costes de explotación de la mina estaban inflados y los mineros se encontraban constantemente en huelga. McEwen recibió incluso amenazas de muerte, pero se mantuvo firme en su idea ya que creía que la empresa tenía un futuro prometedor. "El distrito aurífero de Red Lake tenía dos minas de oro operativas y trece minas antiguas que habían producido más de 18 millones de onzas en total", dijo en una ocasión. "La mina más cercana había producido en torno a 10 millones de onzas; las nuestras producían sólo 3 millones". McEwen creía que el mineral de gran calidad que se producía en las minas vecinas estaba presente en partes de los 55.000 acres que él poseía, tan sólo tenía que encontrarlos.

Para sacar a flote la empresa de sus sueños, tenía que hallar nuevas fuentes de valor en el negocio actual. Se hacía neceario tomar algunas decisiones importantes sobre dónde perforar y no podía permitirse el lujo de equivocarse. La inspiración le llegó un día durante un seminario del MIT en el que conoció el código abierto, la colaboración masiva y la historia del cada vez más popular sistema operativo Linux. McEwen se dio cuenta de que si podía lograr que el mejor talento a nivel mundial se interesara por el problema de aumentar las reservas auríferas de su yacimiento en Red Lake, éstos podrían potencialmente transformar los datos geológicos de Goldcorp y revelar los lugares más prometedores para perforar. No necesitaba suerte, sino nuevas formas ...