Múltiplos versus fundamentales

Múltiplos versus fundamentales Múltiplos versus fundamentales

Cuando se valora una empresa, se utilizan diferentes metodologías. Dos de las más usuales son el descuento de flujos de caja (DCF), al que nos referiremos de aquí en adelante como los fundamentales, y los múltiplos. Para valorar por fundamentales, se necesita establecer previsiones de flujos de caja, determinar un valor terminal al final del horizonte de proyecciones y descontar los flujos de caja así obtenidos al coste de oportunidad de los recursos –sean estos de deuda o de fondos propios–, comúnmente denominado WACC. Ello nos permite la estimación del valor de mercado de los activos operativos –conocido como enterprise value (EV)– y, a partir de aquí, sumándole la tesorería sobrante y los activos extrafuncionales y deduciéndole toda la deuda financiera, llegar a la estimación del valor de mercado de las acciones –conocido como equity value (EqV)–.

Por otra parte, un múltiplo es una relación entre una magnitud de mercado ya preexistente y una magnitud contable conocida o estimada. Como, por ejemplo, el PER, que pone en relación la cotización o precio de mercado de las acciones de una empresa con su beneficio después de los impuestos (BDI).

El sistema utilizado para valorar una empresa por este procedimiento consiste en buscar compañías que coticen, similares a la que se pretende valorar, calcular el múltiplo correspondiente para esta y aplicarlo a la empresa que se está valorando. Volviendo al caso del PER, tomaríamos el PER de la empresa(s) que consideráramos lo más similar posible a la que estamos valorando y lo multiplicaríamos por el BDI de la que intentamos valorar, y así obtendríamos la estimación del valor de las acciones de esa empresa usando la siguiente expresión:

PER empresa similar*BDI empresa  que valoramos=Valor de las acciones empresa que valoramos

Como es bien sabido, existen dos clases de múltiplos:

1. Los que se denominan múltiplos de comparables: utilizan múltiplos de empresas que coticen y son asequibles a todo el mundo.

2. Los múltiplos de transacciones que utilizan múltiplos de operaciones de compraventa que realmente se han producido. Estos últimos tienen la ventaja de usar múltiplos que realmente se han dado, pero, por lo general, tienen el inconveniente de que incluyen la prima de control que se paga cuando se realizan operaciones de fusion...