Artículo en colaboración con:

BEEVA

BEEVA

BEEVA


¿Qué valor aportan las metodologías ágiles a las compañías?

¿Qué valor aportan las metodologías ágiles a las compañías?

Cuando un equipo de trabajo se plantea un proyecto o producto, todo comienza por tratar de tener una visión clara de hacia dónde se dirige, qué conseguir, cuáles son los objetivos, diferencias con sus competidores, necesidades a cubrir, KPI a medir y presupuesto que cumplir y toda una serie de cuestiones que son relevantes para el éxito. El mercado actual es muy cambiante y las necesidades de los clientes se ven continuamente influenciadas; esto obliga a los equipos de trabajo a contrastar su visión de manera frecuente para evitar que su producto no tenga éxito en el mercado. Agile es un movimiento cultural, aplicado sobre todo en el desarrollo de software, que promueve la construcción de productos basándose en cortos períodos de manera iterativa e incremental para testar sus avances lo antes posible con sus clientes, aprender y volver a evolucionarlos.

Un excelente servicio al cliente es clave para asegurar la consecución del beneficio final de una compañía (ya sea económico o social). Este es el “qué” quiere una empresa de forma mayoritaria. Ahora bien, hay una gran diferencia entre el “cómo” conseguirlo entre unas empresas y otras. Es aquí donde la agilidad puede entrar en acción, jugando un papel diferenciador.

En toda empresa, el rendimiento es uno de los factores básicos para conocer la capacidad de obtener mayor o menor beneficio durante un período de tiempo. Tal y como se plantea en la definición de empresa, la planificación, la organización y la actividad comercial son características que determinan, en gran medida, el valor de beneficio que se consigue. Todas ellas conforman el “cómo” se lleva a cabo la labor de dar servicio a los clientes.

Lo que aportan de base las metodologías ágiles al “cómo” conseguir beneficios es disponer de diferentes opciones o herramientas. Existen diferentes maneras de trabajar; la primera viene marcada por el uso, o no, de alguna metodología de trabajo. A nivel de empresa, incluso hay grupos de trabajo (departamentos, equipos de proyectos, equipos de productos, etc.) que pueden usar o no algún modelo de trabajo.

La decisión de implantar un modelo de trabajo, en realidad, no es como tal ni buena ni mala, mientras la compañía consiga sus objetivos de beneficios. Dicho esto, conocer y entender, así como tener la capacidad de trabajar con diferentes modelos, es muy valioso para una compañía y las personas que la conforman. Cuantas más herramientas se tengan en la “mochila de conocimiento” para organizar equipos, se incrementan las posibilidades de seleccionar aquella que mejor se amolda a tu necesidad para obtener éxito para la compañía. Disponer del conocimiento y poder usar Lean, design thinking, Kanban, Scrum, XP, Crystal, Nexus, SAFe o LeSS (hay más) es una medida diferenciadora de potencial competitivo entre unas y otras empresas.

Al igual que un experto en electricidad tiene diferentes herramientas físicas para llevar a cabo sus tareas, el conocer las diferentes metodologías te permite usar la más adecuada en cada momento para ayudar al equipo de trabajo a conseguir productos, proyectos o empresas que den servicios de alta calidad.

En un segundo nivel, no menos importante, Agile aporta su Manifiesto Ágil. A partir de sus cuatro valores y doce principios, se han desarrollado, o ya existían, todas las formas de trabajo diferentes que se encuentran dentro del contexto Agile. La cultura y filosofía que se proponen para una compañía cualquiera son, cuando menos, interesantes y una fuente de nuevas oportunidades para su fin. Asimismo, cambia de manera crucial la forma de entender, pensar y sentir de las personas que colaboran en la creación de un producto. De igual manera, la propia organización se ve afectada por estos principios y valores, potenciando cuestiones elementales y fundamentales que rompen con la mentalidad de jerarquías y cultura de command and control que teníamos tan arraigada hasta ahora.

En definitiva, el uso de metodologías ágiles ayuda a las compañías a disponer de la posibilidad de tener un enfoque empírico de continua implementación, inspección y adaptación de sus servicios, basados en el contacto frecuente con sus clientes. Esto es fundamental para saber si el trabajo realizado es lo que de verdad esperan y cumple sus necesidades; además, permite conseguir los beneficios empresariales buscados.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS
DE LA REVISTA

0 Comentarios

No hay comentarios ni opinones sobre este contenido. Sé el primero en opinar

Planeta de Agostini Formación, S.L.U., tratará tus datos personales para gestionar la relación contigo y para remitirte, por cualquier medio, información y comunicaciones comerciales sobre nuestros productos y servicios similares a los solicitados. Los datos sólo se cederán a empresas de nuestro grupo si nos das tu consentimiento y nunca a empresas ajenas al mismo. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como a otros derechos, como se explica en nuestra política de privacidad.

También te puede interesar

Relaciones públicas institucionales

Marketing y Ventas  | 31 Mayo 2018 Estrategia

Relaciones públicas institucionales: una función estratégica en las organizaciones

Cada vez son más las organizaciones, ya sean públicas o privadas, que toman conciencia de la necesidad de desarrollar unas relaciones públicas institucionales fluidas y estables en el tiempo con sus stakeholders. El término “relaciones públicas” se ha asociado durante muchos años a un área tan concreta como las relaciones con la prensa, aunque la evolución de esta disciplina de la comunicación ha demostrado que es mucho más amplio y sus áreas de actuación, muy diversas. Aun así, las organizaciones, ya sean empresas o instituciones, reclaman ir más allá. Y de ahí el concepto de “relaciones públicas institucionales”, que aúna las funciones y...

Por Míriam Riera Creus

Por qué los grandes datos no son suficientes

Marketing y Ventas  | 28 Mayo 2018 Estrategia

Por qué los grandes datos no son suficientes

A medida que el Big Data va integrándose en muchos aspectos de nuestras vidas, escuchamos cada vez más voces llamando a cambios revolucionarios en la manera en la que trabajan los investigadores. Para ahorrar tiempo en entender el comportamiento de sistemas complejos o en predecir resultados, algunos analistas afirman que ahora sería posible permitir que los datos “cuenten la historia”, en lugar de tener que desarrollar una hipótesis y seguir meticulosamente los pasos para su comprobación. El éxito de empresas como Google Inc. y Facebook Inc., que han transformado los mundos de la publicidad y de las redes sociales al aplicar la...

Por Sen Chai, Willy C. Shih

Los fabricantes también pueden salir ganando en la economía colaborativa

Marketing y Ventas  | 16 Mayo 2018 Estrategia

Entrevista a Vibhanshu Abhishek: los fabricantes también pueden salir ganando en la economía colaborativa

Los servicios colaborativos han supuesto grandes ventajas para los consumidores, quienes ahora cuentan con más opciones –y a un precio menor– a la hora de usar productos temporalmente. Estos servicios también han constituido un plus para los propietarios, ya que pueden monetizar sus inversiones de nuevas maneras. Pero ¿qué hay de los fabricantes? Si los consumidores pueden alquilar o tomar prestados productos que usan con poca frecuencia en lugar de comprarlos, esto debería suponer un duro golpe para su producción. Sin embargo, no siempre es así. Un estudio sobre el impacto del mercado peer-to-peer (P2P) en las empresas que fabrican...

Por Frieda Klotz

?>