Resolver la paradoja de la innovación

Resolver la paradoja de la innovación Resolver la paradoja de la innovación
Business Review · Estrategia

Probablemente, muchos de ustedes estén leyendo este artículo en un dispositivo que sostienen en la mano: su móvil, su tablet o algo similar. Pero recordarán cómo no hace tanto tiempo, antes de que empresas como Apple y Samsung controlaran la mayor parte del mercado del móvil, Nokia dominaba el mundo de la telefonía portátil. 

Antes de la última revolución del teléfono móvil, Nokia era la empresa a batir cuando se trataba de reconocer las últimas tendencias en el uso del móvil y en traducir esos descubrimientos en diseños rentables. La empresa tenía los pies en el suelo –frecuentaba a creadores de tendencias, ejecutivos y familias–, lo que le proporcionaba una perspectiva sólida y matizada de sus mercados objetivos. De proyectos de investigación a etnografías en profundidad, pasando por prototipos de las primeras versiones de sus nuevos dispositivos: todo ello permitía a la empresa mantener su ventaja competitiva en las comunicaciones móviles. Fueron este tipo de innovaciones incrementales y mejoras graduales y regulares en productos y servicios ya existentes las que permitieron a Nokia mantener y extender su liderato en el mercado.

El mercado de Nokia se desintegró cuando la demanda se alejó de sus casi indestructibles teléfonos convencionales hacia los teléfonos inteligentes de pantalla táctil, ubicuos hoy en día. A pesar de su éxito en los mercados tradicionales de teléfonos móviles, Nokia se convirtió en una organización casi perfecta que innovaba para cada vez menos clientes. Al haberse centrado en mejoras incrementales de los productos y servicios que ya ofrecía, no solo terminó por perder su posición como líder del mercado, sino que también vio cómo decrecía toda posibilidad real de hacerse con una parte del nuevo mercado, al dar la oportunidad a empresas como Apple y Samsung de adentrarse en él y establecerse como actores importantes en la telefonía móvil.

Las tecnologías disruptivas y las innovaciones como el auge del teléfono inteligente pueden causar cambios drásticos incluso en el más estable de los mercados. A veces, los líderes del sector ven cómo estos cambios se aproximan, pero aun así eligen centrarse en la innovación incremental. De hecho, Nokia ya había desarrollado un primer modelo de teléfono inteligente, pero los clientes que la empresa conocía y entendía parecían no quererlo. ¿Por qué iban a presentar algo que sus cli...