Un enfoque estructurado para las decisiones estratégicas

Un enfoque estructurado para las decisiones estratégicas Un enfoque estructurado para las decisiones estratégicas
Business Review (Núm. 293) · Recursos humanos

Reducir los errores de juicio exige un proceso disciplinado

Imagine las siguientes situaciones: un Consejo de Administración se plantea adquirir una empresa competidora. Un equipo de márketing decide si lanzar o no un nuevo producto. Un Comité de Inversión de capital riesgo escoge, entre una serie de startups, a cuál financiar. 

Todas esas decisiones estratégicas tienen un rasgo en común: se trata de juicios evaluativos. Para tomar esas difíciles decisiones, la gente debe reducir una gran cantidad de información compleja a una puntuación numérica para las opciones contempladas o una decisión afirmativa o negativa sobre si seleccionar un camino específico. Por supuesto, algunas decisiones de gestión se toman sin evaluar tanta información. Pero las decisiones estratégicas tienden a comportar la reducción de la complejidad hasta obtener un único camino a seguir.

Dado lo poco fiable que resulta el juicio humano, todas las evaluaciones son susceptibles de errores. Esos errores pueden provenir de sesgos cognitivos conocidos o pueden ser errores aleatorios, a los que a veces llamamos “ruido”. La falta de fiabilidad a la hora de juzgar es reconocida y ha sido estudiada desde hace mucho tiempo, y nosotros nos inspiramos en ese conjunto de investigaciones

y experiencias para proponer un enfoque práctico y aplicable en muchos contextos para reducir los errores en la toma de decisiones estratégicas. Lo denominamos mediating assessments protocol (MAP) y lo describiremos aquí, tras haber repasado las investigaciones que lo fundamentan.

DADO LO POCO FIABLE QUE RESULTA EL JUICIO HUMANO, TODAS LAS EVALUACIONES SON SUSCEPTIBLES DE ERRORES. ESOS ERRORES PUEDEN PROVENIR DE SESGOS COGNITIVOS CONOCIDOS O PUEDEN SER ERRORES ALEATORIOS, A LOS QUE A VECES LLAMAMOS “RUIDO”

Las opciones estratégicas son como candidatos a un puesto de trabajo

El cuerpo de investigación sobre la entrevista de trabajo –la herramienta más común para la selección de personal– contiene una gran cantidad de información acerca de la precisión de los juicios evaluativos (1). La mayoría de compañías aún utilizan entrevistas tradicionales (no estructuradas) para realizar una evaluación global: el entrevistador empieza con una mente abierta, acumula información acerca del candidato y, finalmente, llega a una conclusión.

Desafortunadamente, hay una enorme cantidad de evidencias que señalan que las entrevistas no estructuradas dan como resultado evaluaciones sesgadas que t...


Daniel Kahneman

·

Profesor emérito Eugene Higgins de Psicología en la Universidad de Princeton. Recibió el Premio Nobel de Ciencias Económicas en 2002 por su trabajo (con Amos Tversky) sobre los sesgos cognitivos

Dan Lovallo

·

Profesor de Estrategia Empresarial en la Universidad

Olivier Sibony

·

Profesor asociado de Estrategia y Política de Empresa en HEC París, associate fellow de Saïd Business School, Universidad de Oxford, y consultor especializado en la calidad del pensamiento estratégico