Un nuevo planteamiento estratégico para la retribución variable: el modelo ERV

Un nuevo planteamiento estratégico para la retribución variable: el modelo ERV Un nuevo planteamiento estratégico para la retribución variable: el modelo ERV
Business Review · Estrategia

Las limitaciones salariales impuestas por ciertos gobiernos a las empresas que han solicitado o recibido ayudas públicas para afrontar la crisis que atravesamos han provocado una serie de reducciones en las retribuciones fijas y en los bonus de directivos de grandes empresas.

A estas iniciativas "por imperativo legal" se han unido las de determinadas empresas que, por su propia voluntad, han aplicado reducciones en la retribución fija de empleados y directivos para hacer frente a las cuentas de resultados maltratadas por la crisis. Llaman la atención los casos de la industria del automóvil, con bajadas del 10% o del 20% en la retribución fija de los directivos de Mazda, Toyota y Nissan.

Estos fenómenos inusuales se han añadido a otra práctica más frecuente relacionada con la gestión salarial en tiempos de crisis: la desaparición o, en el mejor de los casos, el recorte drástico de las cuantías relacionadas con la retribución variable o bonus.

Los casos más llamativos corresponden a entidades como Barclay's, Deutsche Bank o Citibank, que han decidido eliminar la retribución variable anual de sus esquemas retributivos. En opinión de la Autoridad de los Servicios Financieros del Reino Unido (FSA, por sus siglas en inglés), los bonus a corto plazo habrían podido provocar la toma de decisiones excesivamente arriesgadas y cortoplacistas con tal de alcanzar las cifras de beneficio planteadas, sobre todo por parte de los directivos de los sectores inmobiliario y financiero, lo que explicaría en parte la crisis de los mercados. En España, el Banco Santander anunció que rebajará un 15% el sueldo variable a corto plazo de sus altos directivos.

Los sectores financiero o inmobiliario no son los únicos en acudir a estas medidas excepcionales. En un entorno más cercano a la realidad de la mayoría de las empresas españolas, la mala situación de las cuentas de resultados ha obligado a los empresarios a analizar fórmulas para aliviar la presión de la masa salarial devengada en concepto de retribución variable. Las soluciones que se pactan con los empleados abarcan desde el diferimiento de las cuantías por variable a lo largo de varios años hasta los pagos en especie con productos o servicios generados por la propia empresa.

A la vista de las medidas que se han tomado en el sector empresarial encaminadas a reducir la remuneración variable de los directivos, es posible deducir que los sistemas de retribución vari...