Una fórmula ganadora: Innovación disruptiva + "Tareas a realizar"

Una fórmula ganadora: Innovación disruptiva + "Tareas a realizar" Una fórmula ganadora: Innovación disruptiva + "Tareas a realizar"
Business Review · Estrategia

Cada vez que una nueva empresa tecnológica logra grandes aportaciones de capital por parte de inversores o un producto interesante despega, Internet se alborota con infinidad de comentarios sobre la forma en que esa empresa o producto están provocando una disrupción en sus respectivos campos industriales. Pero, tal y como explicó Clayton Christensen –el profesor de la Escuela Harvard de Negocios que acuñó el término “innovación disruptiva”–, la palabra “disrupción” se malinterpreta con frecuencia y se utiliza de forma incorrecta. Se trata de algo más profundo que alguien o algo que esté irrumpiendo en una industria: disruptivo es aquello que vuelve completamente obsoleto lo que existía hasta el momento inmediatamente anterior. Si bien puede parecer banal discutir sobre la definición exacta de la teoría, ser capaz de detectar los verdaderos indicadores de disrupción es lo que permitirá a las empresas capitalizar proactivamente las áreas de oportunidad que pueden, en potencia, cambiar completamente el juego. Con esa idea en mente, es importante reconocer que ser capaz de detectar oportunidades es solo parte de la batalla. Para sacar partido de estas puertas que se abren, las empresas necesitan diseñar soluciones que satisfagan las necesidades reales de los consumidores. Y ahí es donde entra en juego otra teoría popularizada por el profesor Christensen: las “tareas a realizar”, una teoría que se emplea para explicar por qué los clientes compran un producto en vez de otro. Si se usan juntas, estas dos teorías suman una fuerza poderosa: mientras que la primera nos ayuda a ver dónde hay oportunidades alentadoras para innovar, la segunda nos dice cómo hacerlo. Una vez que se entienden los más mínimos detalles de ambas teorías y cómo se entrecruzan, los que lideran los cambios consiguen la receta de la innovación exitosa. 
 

Comprender la innovación disruptiva. La idea general de “disrupción” no es especialmente complicada: una empresa desafía con éxito a un negocio ya existente cuando se dirige a clientes a los que dicho negocio había pasado por alto, o mediante ocasiones de uso: ofreciendo precios más bajos, mayores facilidades o tipos de funcionamiento totalmente nuevos. De forma más precisa, se necesitan tres factores relacionados entre sí para que una innovación sea realmente disruptiva. 
 

Las actuales se centran en los clientes de gama alta. Una oportunidad para la disrupción surge cuando las ...


Stephen Wunker

·

Director general y responsable de la oficina en EE. UU. de la firma New Markets Advisors. Coautor de Jobs to be Done: A Roadmap for Customer-Centered Innovation (AMACOM, 2016)

David Farber

·

Consultor de New Markets Advisors. Coautor de Jobs to be Done: A Roadmap for Customer-Centered Innovation (AMACOM, 2016)