Una mirada a los procesos humanos en la empresa: la complejidad articulada

Una mirada a los procesos humanos en la empresa: la complejidad articulada Una mirada a los procesos humanos en la empresa: la complejidad articulada
Business Review · Recursos humanos

Son muchos los observadores que examinan las tendencias del empleo y del trabajo y acaban con sentimientos de fatalidad y pesimismo. No están muy errados los que piensan así, ya que si nos vamos a la etimología de la expresión tendencia, que según el diccionario de la Real Academia de la Lengua viene de "tender" (propender), significa propensión o inclinación en los hombres y en las cosas hacia determinados fines. También es la fuerza por la cual un cuerpo se inclina hacia otro o hacia alguna cosa. En nuestro caso, y en el sentido que le damos, propicia que todo el mundo hable acerca del fin de la seguridad en el empleo y de la pérdida de la lealtad en la empresa actual.

Paradójicamente, creemos que estas tendencias ofrecen tremendas posibilidades positivas tanto para las compañías como para los empleados. Dicho más simplemente, en las organizaciones, hoy las personas son más valiosas que nunca. Es tiempo de reconocer que los trabajadores y empleadores se den cuenta del cambio y empiecen a actuar teniéndolo presente.

¡Reducción del tamaño! ¡Logro del tamaño apropiado! ¡Despidos! ¡Reestructuración! Estas palabras es probable que aparezcan cualquier día en las secciones económicas de los periódicos y en las revistas de temas empresariales. Proyectan una oscura nube sobre los trabajadores actuales, que reconocen la falta de seguridad a largo plazo de los empleos en sus organizaciones.

Hoy los empresarios no eliminan puestos de trabajo a causa de la recesión o del lento crecimiento económico. Lo hacen porque la tecnología y las presiones de los costes mundiales están cambiando el modo de trabajar de la gente: se requiere un menor número de personas para que hagan más trabajo que nunca antes.

Un estudio realizado por la Asociación Norteamericana de Gestión demuestra que las empresas están reduciendo cada vez más su tamaño por razones estratégicas, no necesariamente porque los negocios estén afectados por recesiones. Así, el 41% de los participantes en el estudio indicó que la reducción del tamaño era consecuencia de una mejor utilización del personal, mientras que el 14% citaba como motivo la nueva tecnología. Esta tendencia no se detendrá.

La continua transformación tecnológica del modo en que trabajamos, junto con unas presiones ferozmente competitivas sobre los costes significan que se exigirá a un número cada vez menor de personas que trabajen más, independientemente de la naturaleza de la coy...


expand_less