Venta por Internet, sí, pero no de cualquier manera

El sector opina

Venta por Internet, sí, pero no de cualquier manera Venta por Internet, sí, pero no de cualquier manera

A medida que la venta por Internet se va extendiendo de industria a industria y de empresa a empresa, comienza a sofisticarse la propuesta de valor. Es decir, trasladar tu propia oferta de productos o servicios a la red es una especie de 1.0 en esta evolución.

La realidad es que, a su vez, los consumidores se han ido convirtiendo en más exigentes, al elegir entre un abanico cada vez más amplio de propuestas. Vender por Internet ya no es atractivo por sí solo. Así pues, las empresas que pretenden hacerlo van evolucionando su propuesta de valor. Un buen ejemplo de ello es la inmediatez en la entrega de productos. Si hace un par de años era razonablemente aceptable entregar en dos semanas, hoy en día, un plazo superior a 48 horas empieza a ser intolerable. Amazon innovó proponiendo "same day delivery" (entrega en el mismo día, y sus competidores en el mundo de la distribución tuvieron que mover ficha: Macy's, Home Depot, etc.). Si entregar en el mismo día parecía imbatible, eBay se lanzó a entregar en dos horas en Nueva York, a lo que Amazon respondió de inmediato. Los operadores logísticos establecidos y nuevos jugadores, como Uber (sí, Uber, en logística), se han lanzado igualmente a la entrega casi inmediata para satisfacer a consumidores cada día más exigentes con el servicio.

Cualquier operador que quiera atraer a consumidores debe pensar ya más activamente en su propuesta de valor diferenciada, ya sea inmediatez, conveniencia, precio o cualquier ventaja competitiva sostenible en el tiempo. Venta por Internet, sí, pero no de cualquier manera.