Acertar con el \"software\", para la cadena de suministro

Acertar con el \"software\", para la cadena de suministro Acertar con el \"software\", para la cadena de suministro
Business Review · Marketing

A lo largo de la última década, las empresas han realizado fuertes inversiones para equipar sus cadenas de suministro con software diseñado para gestionar los flujos de información que se generan entre sus operaciones internas, sus proveedores y sus clientes. De 1999 a2002, los distribuidores vendieron más de 15.000 millones de dólares en licencias de software para la gestión de la cadena de suministro –era el primer paso de un proceso–, cifra que no incluye los costosos contratos de instalación y mantenimiento que están por llegar.

El software y sus desarrolladores –empresas como SAP y Oracle, que venden aplicaciones para la planificación de recursos, y especialistas en la cadena de suministro como Ariba, i2 Technologies y Manugistics– han atraído la atención porque prometen el seguimiento y la predicción de la demanda del cliente y, como consecuencia, un ajuste más exacto del flujo de productos. Cuando el software de gestión de la cadena de suministro funciona, puede ayudar a reducir los niveles de existencias, a mejorar los calendarios de entrega y a garantizar que el suministro cubre la demanda –todo lo cual debería contribuir a que los clientes estuvieran más satisfechos–. Un directivo de cadena de suministro llama a este software "el oxígeno de su negocio".

Sin embargo, los resultados han sido muy diversos. Algunas empresas (entre ellas, Dell Computer y WalMart) han aprovechado la potencia de esta tecnología para mejorar sus cadenas de suministro o, en algunos casos, para transformar sus modelos de negocio. Otras han tenido dificultades y algunas de ellas han reconocido públicamente haber invertido cientos de millones de euros sin haber conseguido ningún resultado.

LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA GESTIÓN DE LA CADENA DE SUMINISTRO

Una cadena de suministro, básicamente, abarca el flujo de los productos de una empresa, la información sobre ellos y el dinero que intercambian la empresa y sus proveedores y clientes. Cuando una empresa gestiona bien los procesos en los que se apoyan estos flujos, puede servir con rapidez los pedidos y, al mismo tiempo, mantener el inventario en sus mínimos. Cuando no es así, la cadena de suministro se rompe. Los clientes hacen pedidos, pero les dicen que no hay existencias aun cuando podría haberlas en alguna parte de la empresa. Las materias primas no llegan a las naves de carga y las entregas a los clientes llegan tarde. Las fábricas trabajan muy por debajo de su capacidad...