Ahogados en cifras

Ahogados en cifras Ahogados en cifras

Vivir en un mundo de "cambio acelerado" resulta a la vez aterrador y tentador. De entre los finalistas de este año en el certamen del libro empresarial del año organizado por el Financial Times, cuatro tratan sobre las causas o las consecuencias de los cambios tecnológicos: The Rise of the Robots, Digital Gold (sobre bitcoins), How Music Got Free y Losing the Signal (la historia del declive de Blackberry). Según parece, en todas partes, los empresarios están ansiosos por encontrarle sentido a la forma en que la tecnología digital está cambiando su entorno competitivo.

En esencia, la hipótesis del cambio acelerado sostiene que el poder de procesamiento de los ordenadores continúa doblándose, aproximadamente, cada dieciocho meses, y que los efectos acumulados de esta tendencia darán como resultado que la inteligencia informática alcance el mismo nivel que la inteligencia humana en el transcurso de nuestras vidas; la llamada "singularidad".

Ray Kurzweil, uno de los gurús de este movimiento, ofrece unas predicciones realmente aterradoras: "Cuando haya terminado esta década, los ordenadores desaparecerán como objetos físicos diferenciados, y utilizaremos pantallas incorporadas en nuestras lentillas y productos electrónicos tejidos en el interior de nuestra ropa, lo cual ofrecerá una realidad virtual visual con una inmersión total. En el plazo de varias décadas, las tecnologías de la información abarcarán todos los conocimientos y competencias humanos, incluyendo, en última instancia, la capacidad de reconocer patrones, las competencias en materia de resolución de problemas y la inteligencia emocional y moral del propio cerebro humano".

¿Está Kurzweil loco o se trata de un genio? Resulta difícil saberlo. Yo sigo mostrándome escéptico ante la idea de que la inteligencia artificial pueda algún día acercarse a la inteligencia humana, pero, en vez de aventurarme en el futurismo, quiero abordar las implicaciones que el cambio acelerado tiene ahora mismo para los negocios. En particular, quiero preguntar cuánto énfasis deberíamos poner en las soluciones que ofrece el movimiento del Big Data. No hay duda de que las empresas pueden obtener enormes beneficios a partir del Big Data: compañías como IBM, Caesars Entertainment, American Express y Tesco deben su éxito, en parte, al uso de técnicas analíticas avanzadas. Sin e...